Buscará Javier Saldaña y otros rectores del país que ISR afecte lo menos posible a universitarios

Anuncio

Chilpancingo, Gro. 30 de Junio del 2017 (IRZA). – El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán, informó que buscará con otras universidades del país que se impacte lo menos posible a los trabajadores con el Impuesto Sobre la Renta (ISR) aplicado a prestaciones, aunque reconoció que, como una disposición federal, deberá ser acatada.

Destacó que la UAGro destina anualmente alrededor de cien millones de pesos para el pago de impuestos de trabajadores a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), desde que se encuentra al frente de esta administración.

Respecto al acuerdo del Consejo General de Representantes (CGR) para que se discuta en las delegaciones y regiones esta nueva disposición federal, el rector consideró que es bueno que lo discutan, pero aclaró que es una disposición federal, “no fue idea del rector”.

“Estamos buscando la mejor estrategia para que haya la mínima afectación a los trabajadores; no vamos a seguir lastimando a la Universidad financieramente, y vamos esta semana que viene una comisión de representantes de distintas universidades a (la Secretaría de) Hacienda para que las prestaciones de los trabajadores no sean grabadas al cien por ciento”, explicó.

Saldaña afirmó que es el único rector de la UAGro que ha cubierto al cien por ciento las deducciones a la SHCP. “Estamos pagando casi cien millones de pesos de impuestos al año”, precisó.

Con lo anterior respondió a quienes han señalado que existen adeudos con la dependencia federal y solicitó que aquellos inconformes “no conviertan algo legal en política; no acepto yo esto”.

Aseguró que quienes pretenden promover un amparo en contra de esta disposición del ISR a las prestaciones a través del Sistema de Administración Tributaria (SAT), lo que lograrán es la aplicación de este impuesto de manera directa.

Y enseguida advirtió: “porque si Hacienda les pide que se pague el timbrado -pagar el impuesto en nómina- y echa a perder una solicitud -que encabezaría con las otras universidades-, ellos serán los responsables”.

“No es otra cosa más que eso, hay doctos en Derecho que saben que es una obligación; ya se han amparado y lo que ha determinado la Suprema Corte es que pague el trabajador”, abundó.

Aseveró que se ha reunido con funcionarios del SAT y otras instancias para que en la transición se afecte lo menos posible al trabajador. Además, descartó que esté otorgando basificaciones a personal de confianza, y abundó: “hay una política de no basificar a nadie en área administrativa, sólo se deben basificar en escuelas”.

Consideró que poco se logrará con una marcha estatal como la que pretenden hacer los del Sindicato Académico, y por su lado, añadió que continuará reuniéndose con quien sea necesario.