Caso Chilpancingo confirma corrupción de policías municipales: Ricardo Mejía Berdeja

/ 292

*Las autoridades municipales no cumplen con su mandato constitucional de brindar seguridad.

Acapulco, Gro. 05 de Enero del 2018. – Durante una entrevista radiofónica, Ricardo Mejía Berdeja externó su preocupación por el grave deterioro de las policías municipales que una vez más, demuestran el riesgo tan alto que representan contra la población.

Al respecto del desarme e investigación de la policía municipal de Chilpancingo, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local dijo que la medida es urgente y positiva, “había que retomar el control y desarmarles” y recordó el caso reciente de Zihuatanejo.

Sin embargo, dijo, hay que señalar que son las propias autoridades municipales las que han faltado a su compromiso fundamental de brindar seguridad a los ciudadanos. “El punto es que no se cumple con el 115 y el 21 Constitucionales” y, ya sea por complicidad, corrupción u omisión se sigan generando este tipo de instituciones corrompidas que no garantizan seguridad, sino que son enemigos de la sociedad y aliados de los delincuentes.

Agregó que, con información extraoficial, se sabe de la comisión de delitos por parte de policías municipales lo cual deja clara evidencia de la podredumbre de estas corporaciones, basta recordar los casos de Cocula o Iguala, por ejemplo.

Por eso, Ricardo Mejía Berdeja fue enfático al decir que es importante seguir insistiendo en concretar su propuesta de crear una nueva policía municipal, “es preferible empezar de cero con elementos bien pagados, evaluados, que una simulación de policía”.

“No hay que dejar de lado que se aceran los tiempos electorales y es ahí donde debemos pugnar por propuestas que centren sus propuestas y planteamientos en recuperar la seguridad pública” toda vez que no se puede seguir dependiendo de que la policía estatal intervenga ya que, como se ha venido señalando, esta corporación tiene un déficit de efectivos por el orden de los ocho mil efectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *