Personal del área de Covid-19 del Hospital de Chilpancingo, levanta ánimo a pacientes

0
185

*La idea surgió con el ingreso de una menor de 5 años a esta unidad.

*Se genera una mayor empatía entre el personal y pacientes de COVID-19.

Chilpancingo Gro; a 13 de agosto del 2020.- ¡Los héroes sí existen! El equipo COVID-19 del Hospital General de Subzona con Unidad de Medicina Familiar (HGSZ/UMF) No. 3 de Chilpancingo buscó ser más empático con los pacientes que ingresan al área y ofrecerles una atención más humanizada que ayude a los derechohabientes a superar la enfermedad.

A través de dibujos de personajes de superhéroes y de mensajes motivacionales en las batas que forman parte de su Equipo de Protección Personal, el personal del Hospital de Chilpancingo busca crear un clima de confianza con los pacientes que ingresan como sospechosos de COVID-19.

La idea surgió con el ingreso de una menor de 5 años a esta unidad, causando gran sorpresa e incertidumbre entre el personal, expresó la doctora Eliana Yaren Ojendiz Castro.

Al tratarse de una paciente pediátrica con posible diagnóstico de COVID-19, se inició la organización para hacerla sentir lo mejor posible durante su hospitalización y recuperación, generando un estado de ánimo positivo.

“Tratamos de hacerla sentir lo mejor posible, como en casa, y que no tuviera miedo; si para un adulto es sorprendente vernos vestidos de esta manera, para una niña iba a ser todavía más impactante, y se fue logrando poco a poco”, expresó.

El doctor Marco Antonio Martínez Rodríguez expresó que la empatía es un factor fundamental para transmitir alegría y motivar al paciente hospitalizado, en este caso por COVID-19; es hacerlos perder el miedo, generar confianza en la atención y cuidados médicos, para su rápida recuperación.

La enfermera especialista Annia Villanueva Aguirre indicó que parte de su estrategia es escribir su nombre en el Equipo de Protección Personal (EPP) para lograr una rápida identificación y establecer un vínculo con el derechohabiente, a través de mensajes motivacionales.

En el caso de la menor hospitalizada detalló, “le hicimos cantos infantiles, la niña respondió favorablemente al dejar el llanto y darnos sonrisas, eso nos motivó para continuar haciendo esta dinámica para los pacientes”.

Al ser dados de alta, los pacientes tocan una pequeña campana, que representa todo el esfuerzo, alegría y emoción por su recuperación, la cual ahora continuará en su hogar.