La Secretaría de Salud recomienda acciones preventivas ante la temporada de calor

/ 187

Chilpancingo, Gro. 13 de Marzo del 2018. – El autocuidado de la salud es la mejor forma de reducir el riesgo de enfermarse durante la temporada de calor, señaló el secretario de Salud, Carlos De la Peña Pintos. Indicó que la dependencia a su cargo lleva a cabo un programa de acciones preventivas ante las altas temperaturas registradas en el estado.

Indicó que durante los meses de marzo a octubre la temperatura en diferentes lugares del estado de Guerrero oscila entre los 30 y 45 grados centígrados, motivo por el cual se recomienda a la población mantenerse hidratada con agua purificada, hervida o clorada, utilizar ropa fresca y evitar la sobre exposición a los rayos solares, principalmente entre las 10:00 y 16:00 horas del día.

Asimismo, exhortó a realizar un constante lavado de manos y evitar consumir alimentos en la calle, y en el caso de presentar algún malestar, evitar la automedicación, así como acudir a la unidad médica más cercana.

De la Peña Pintos agregó que deben extremarse la prevención en los menores de 5 años de edad, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, ya que son grupos vulnerables al llamado “golpe de calor”; cuadro médico que se produce cuando la temperatura corporal se eleva por encima de 39.4° centígrados, ya sea por efecto de la condición ambiental o la actividad física vigorosa, en la que el organismo es incapaz de regular su temperatura.

Indicó que otro de los padecimientos más comunes en esta temporada es la diarrea, debido al consumo de agua o alimentos descompuestos o preparados con malas medidas higiénicas lo que deriva en la deshidratación, principalmente en niños.

Los síntomas son: Irritabilidad, boca y lengua secas; saliva espesa, palidez de la piel y las mucosas, llanto sin lágrimas y ojos hundidos.

Para evitar que se presenten cuadros diarreicos es importante consumir inmediatamente los alimentos después de prepararlos y evitar su descomposición, consumir pescados o mariscos fritos o cocidos y no comer alimentos en la vía pública, mal conservados o de dudosa procedencia.

De igual manera lavar y desinfectar frutas y verduras, lavar las manos antes de preparar alimentos, comer, después de ir al baño y en cada cambio de pañal.

Aumentar la ingesta de líquidos, en caso de deshidratación el uso de Vida Suero Oral y acudir a la unidad de salud más cercana de ser necesario.