Identificar síntomas de Distrofia Muscular de Duchenne para una atención oportuna

0
24

Acapulco, Gro. 29 de Septiembre de 2020. – La distrofia muscular Duchenne se refiere a una alteración genética que solo se desarrolla en el grupo masculino, que genera una afección de los músculos del cuerpo, que se van debilitando y van dejando de funcionar, indicó el médico pediatra del Hospital General Regional (HGR) No. 1 “Vicente Guerrero” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Carlos Ángel Esteban.

La enfermedad se detecta hasta los 12 o 18 meses de vida, cuando comienza una regresión del desarrollo psicomotor, es decir, una parálisis crónico degenerativa a nivel periférico.

Detalló que un niño con distrofia muscular de Duchenne tendrá problemas para andar y, a la larga, dejará de hacerlo. Es posible que también le cueste alimentarse, tenga dificultades para respirar y problemas en el corazón.

“Por ejemplo, si el niño ya estaba caminando, se regresa al arrastre, es decir, a gatear, y esta enfermedad es evolutiva. Normalmente es una parálisis ascendente, inicia en las extremidades y va subiendo hasta que paraliza los músculos de la respiración, deglución y puede producir la muerte”.

En el Día de la concientización de Duchenne, 07 de septiembre, el médico pediatra indicó que el Instituto otorga terapias de rehabilitación que permiten mejorar la calidad de vida del paciente.

Explicó que la mujer, al ser conocedora de que porta el gen de la enfermedad, recibe una consejería genética –información por especialistas-, “para que esté consciente de que sus embarazos tienen un alto riesgo de tener productos con esa enfermedad”.

Indicó que en las pláticas, las pacientes son informadas sobre qué es la enfermedad, de qué trata y se le orienta sobre las afectaciones que puede desarrollar quien la padezca.

Agregó que el área de Neuropediatría del Instituto identifica este tipo de distrofia, que se trata de una enfermedad neurológica crónica degenerativa, y otorga un seguimiento médico.

Finalmente, exhorta a padres y madres de familia y tutores, a que observen el comportamiento de sus hijos, desde bebés, y acudan con un médico al observar un desarrollo psicomotor anormal.