Hasta 80 por ciento de los decesos por cáncer de piel es por Melanoma

/ 202

El melanoma representa el 4 por ciento de los tumores malignos de la piel y aparece como un lunar que puede cambiar de color y tamaño, por lo que identificar sus cambios y solicitar atención es importante para evitar su desarrollar maligno en la salud del paciente, indicó la Delegación Guerrero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En la conmemoración del Día Mundial del Melanoma, este 23 de junio, los especialistas del IMSS indicaron que el melanoma, tipo de cáncer en la piel, puede desarrollarse entre la sexta y séptima década de la vida, y es más probable en pacientes mujeres.

El melanoma es el tipo más serio de cáncer de piel y con frecuencia el primer signo de un melanoma es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar, siendo la mayoría de color negra o negra azulada, explicó el médico oncólogo del Hospital General Regional (HGR) N° 1 Vicente Guerrero del IMSS en Acapulco, Abelardo Medina Mora.

Informó que, si bien sólo representa el 4 por ciento de los tumores o cánceres malignos en la piel, sin embargo “este tumor” es responsable del 80 por ciento de las muertes por cáncer de piel”, por lo que se considera como agresivo.

Destacó que cuando el paciente ya tiene muy avanzado el tumor, éste afecta órganos como pulmón, hígado y cerebro. Reconoció que un 35 por ciento de los pacientes ya llegan a recibir atención en periodo metastásico –cuando ya está completamente avanzado-.

El médico detalló que es conveniente saber distinguir un lunar de un melanoma, siendo las características las siguientes: los lunares son redondos y simétricos. En los melanomas cada mitad es diferente. Los bordes en los lunares son regulares, mientras que la mayoría de los melanomas iniciales tienen bordes irregulares.

Por igual la coloración, ya que en los lunares son de color marrón claro u oscuro, pero homogéneo, y en los melanomas iniciales tienen dos o más tonos: marrón, rojizo, negruzco. El tamaño de los lunares es un diámetro inferior a 6 mm; en los melanomas tienen en general un diámetro mayor de 6 mm, aunque pueden ser de menor tamaño.

Destacó que un melanoma en evolución genera cambios de tamaño, forma, color, superficie y textura u otro rasgo: sangrado, inflamación, enrojecimiento, endurecimiento e, incluso, picor.

Indicó que se debe considerar precaución cuando ya se tuvo familiar con este antecedente, cuando el tipo de piel es muy blanca, y destacó que este tipo de cáncer sale o se origina en zonas no expuestas a la luz del sol, “y no tiene que ver con la exposición crónica al sol”.

Medina Mora reiteró que, en caso de sospecha por la aparición de una mancha con las características del melanoma, se acuda únicamente con el especialista, evitando la aplicación de pomadas, ungüentos o poniéndose cualquier otro tipo de medicamento.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de DIGITAL GUERRERO su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.

Related Posts