Estricta vigilancia médica durante el primer año de vida del infante recomienda enfermera especialista

/ 206

Acapulco, Gro. 22 de Marzo del 2018. – Durante el primer año de vida, el recién nacido debe recibir atención médica cada dos meses, donde la madre recibirá la instrucción adecuada para su desarrollo y evitar padecimientos fáciles de adquirir de acuerdo a su edad, indicó la delegación Guerrero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Es en este periodo, cuando el recién nacido derechohabiente requiere cuidados especiales que le permitan fortalecer su organismo y donde la alimentación, con la lactancia materna, es fundamental para lograrlo, indicó el Seguro Social.

La enfermera especialista en medicina de familia de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) N° 9, Leopoldina Jaimes García, explicó que es importante que las niñas y niños coman bien, sobre todo en el primer año de vida, porque así será posible que crezcan sanos y se enfermen menos, previniendo además el sobrepeso y la obesidad.

Al igual la madre de forma natural bajará de peso y contribuirá a iniciar una vida saludable en su hijo desde la infancia, para lograr buenos hábitos de vida en ambos, explicó Jaimes García.

Indicó que, en este periodo de vida, son recurrentes los problemas respiratorios ocasionados por los cambios drásticos de temperatura. Ante esto se requiere la vigilancia médica y los cuidados adecuados desde el hogar.

“Los niños en primer año de vida tienen que venir cada dos meses, cuando nacen y hasta cumplir un año de edad, ya después del año venir cada seis meses a su revisión médica”, detalló la especialista.

Comentó que, a partir de los cuatro años de edad, el Instituto instruye a los niños con la estrategia ChiquitIMSS, en las guarderías o kínder, para enseñar a los infantes y a sus padres o tutores, distintas temáticas como vigilancia y evaluación del estado nutrimental, higiene personal y convivencia familiar,

Mencionó que esta estrategia es un regalo de salud que permanece toda la vida, ya que con dinámicas divertidas enseñan a un niño a que adquiera un Estilo de Vida Activo y Saludable, transmitiéndoselo a sus padres, hermanos y a todas las personas que los rodean, de eso se trata la estrategia de salud preventiva.

La enfermera especialista agregó que, en cada Unidad de Medicina familiar y hospital, se ubica un módulo materno infantil para una atención integral a los menores de edad y a sus madres, donde se debe acudir desde el inicio de la gestación.