Ante la emergencia por Covid-19, el IMSS recomienda continuar la lactancia materna bajo estrictas medidas de higiene

0
217

*Es recomendable evitar visitas innecesarias al recién nacido

*Si la madre está enferma puede mantener el proceso, pero con medidas extremas de higiene

Acapulco Gro, a 05 de julio del 2020.- La lactancia materna es un proceso de alimentación que no debe ser suspendido, pero con la emergencia sanitaria por el COVID-19, es conveniente extremar precauciones que permitan el sano desarrollo del recién nacido y de la madre.

La enfermera especialista en Medicina de Familia de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) N° 9 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Acapulco, Liduvina Barreda Álvarez, explicó que el seno materno es fundamental para el desarrollo saludable del recién nacido, ya que su sistema de defensas está en proceso.

En caso de que la madre presente algún tipo de malestar como tos, fiebre, dolor de cabeza, etc. indicó que las medidas de higiene como son el estricto lavado de manos, el uso de cubrebocas y evitar que otras personas tengan contacto directo, deben ser reforzadas.

Barreda Álvarez explicó que la madre durante este proceso genera hormonas que sirven como “protección o vacunas” para ella y los beneficios para su bebé son ilimitados, ayudando a su organismo en forma integral.

Destacó que en caso de que la madre sea diagnosticada con algún tipo de enfermedad (COVID-19, hipertensión, entre otras), no debe suspender la alimentación materna, pero recomendó la extracción manual de la leche y otorgársela como “un cuidador primario”, para que ya sea a través de biberones, o de algún otro objeto –vaso o contenedor–, la alimentación del bebé con leche materna no se suspenda.

“Se requiere higiene estricta con respecto al cuidado del bebé, la mamá debe lavarse las manos cada vez que lo toque. Si ella no tiene síntomas, no necesita usar el cubrebocas, y puede seguir amamantándolo; se sugiere que la lactancia no se suspenda, porque el beneficio para el bebé es bastante”.

Reiteró que las visitas deben quedar restringidas, y sea la madre la única que tenga contacto con el bebé o alguna persona más que ayude con su cuidado. Insistió en la importancia de mantener una limpieza integral en el hogar y al momento del proceso de lactancia.

Asimismo, recordó que es indispensable que, con las medidas preventivas ya indicadas, se lleven a cabo las pruebas médicas al bebé –referidas por los especialistas–, como la toma del tamiz neonatal o la aplicación de las vacunas que correspondan a cada etapa de su desarrollo.