Marco Leyva sabía que su secretario de seguridad pública y policías reprobaron examen de confianza

/ 391

*Desde abril del 2016…

Chilpancingo, Gro. 17 de Enero del 2018. – Desde abril del 2016 el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza (CECOCO) notificó oficialmente al entonces alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva, que sus efectivos de Seguridad Pública municipal habían reprobado los exámenes para desempeñarse en el cargo, pero el ahora edil con licencia ignoró esa comunicación.

Chilpancingo se ha convertido en una de las ciudades más violentas de Guerrero, a finales del año pasado dos jóvenes fueron encontrados muertos (Marco y Jorge) y las pesquisas sobre ese caso llevaron a responsabilizar a la Policía Municipal de haberlos entregado a desconocidos, quienes se presume pertenecen a la delincuencia organizada, y que éstos los asesinaron.

El cuerpo policial de la capital del estado fue acuartelado por completo, desarmado y sujeto a investigación en un operativo realizado por la Policía Estatal, efectivos del Ejército Mexicano y la Secretaría de la Marina; a uno de los elementos se le encontró responsable y ha sido consignado.

La corporación ha sido señalada en reiteradas ocasiones de haber sido infiltrada por grupos de la delincuencia, ahora se sabe a través de un documento de la Dirección de Confianza de la Secretaría de Gobernación federal, fechado el 30 de Marzo de 2016 en la Ciudad de México, cuya copia, se revela que secretario de Seguridad Pública, Esteban Espinosa Montoya, había reprobado los exámenes de confianza para desempeñar dicho cargo, evaluaciones que le realizaron los días 24 y 25 de febrero de ese mismo año, testimonio que quedó anexo al oficio SG/DCC/0422/16.

Pero, además, Marco Antonio Leyva, con base a la información oficial, también fue omiso en atender los resultados de la evaluación emitida por la Dirección de Control de Confianza, porque no llevó a cabo los movimientos en la titularidad de esta Dependencia municipal a pesar de los graves señalamientos hechos a su Secretario de Seguridad y a su Policía Municipal.

Los presuntos compromisos adquiridos de Marco Antonio Leyva son la supuesta causa de su inacción ante el documento enviado también por la Dirección General del Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza, en el que le informaron que el manejo de estos exámenes de confianza quedaba bajo su más estricta responsabilidad.

Ante el acuartelamiento de la Policía Municipal de Chilpancingo, que se efectuó el día 4 de enero de este año, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se hace cargo de la vigilancia en este municipio.

Han pasado 12 días desde que Seguridad Pública estatal tomó el control en Chilpancingo y los índices delictivos a partir de que la policía municipal no ejerce sus funciones, han disminuido notoriamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *