Asiste Tulio Pérez Calvo al parlamento abierto sobre el análisis del Paquete Económico 2020

/ 197

*Plantea el titular de Sefina no centralizar el presupuesto y compartirlo con las entidades, en función de las grandes necesidades sociales

Ciudad de México; a 08 de octubre de 2019.- A invitación de la presidenta de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Patricia Terrazas Baca, el secretario de Finanzas y Administración del estado, Tulio Samuel Pérez Calvo, asistió al Parlamento Abierto sobre el Análisis del Paquete Económico 2020, evento que se efectuó en el salón Protocolo del Congreso de la Unión.

Con la participación de la Asociación Civil México Evalúa, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados y de funcionarios estatales, expusieron las inquietudes de los diversos sectores en los proyectos de ingresos y egresos para el próximo ejercicio fiscal.

Con la representación del gobernador Héctor Astudillo Flores, el titular de Sefina expresó la preocupación respecto al estado que guarda el federalismo y las finanzas de los estados, destacando que el federalismo mexicano en nuestros días enfrenta tres grandes dificultades.

“La primera, es que los recursos financieros no se corresponden a las necesidades de gasto de los gobiernos estatales y municipales, persiste una desigual distribución de las participaciones y aportaciones y del resto del gasto federal. Se distribuyen de acuerdo con criterios inequitativos y no de acuerdo con las necesidades de gasto social de las entidades”, señaló.

Destacó la importancia de invertir a favor de las entidades más atrasadas y que han sido marginadas del desarrollo. Actualmente, el gasto público en general se concentra en las entidades que más crecen o concentran la mayor actividad económica, es necesario que el gasto público también vaya a las entidades más rezagadas.

“Lo anterior se ha visto agudizado en 2019 y en la propuesta de decreto del Presupuesto 2020. El centralismo fiscal de la nueva administración y, por consecuencia, la disminución de un 73% y 27% de los recursos del Ramo 23 y de los Convenios de Descentralización y de Reasignación, algunas entidades federativas se están pronunciando por salirse de la coordinación federal, poniendo en riesgo la unidad de la República”.

El responsable de las finanzas estatales destacó que históricamente, nuestro país fue organizando su sistema fiscal y distribuyendo responsabilidades entre los distintos órdenes de gobierno y, que ante responsabilidades concurrentes o coincidentes fue necesario la coordinación fiscal.

“Como resultado de todo esto, la coordinación fiscal tiene dos grandes capítulos, el de las participaciones y aportaciones que juntos representan alrededor del 50% del gasto público total, del cual un alto porcentaje es destinado a financiar parcialmente obligaciones que la Constitución impone a la Federación. Parcialmente, porque el financiamiento enviado no cubre totalmente el gasto de la educación ni el de salud”.

Por otra parte, las entidades que ahora son las más desarrolladas y que cuentan con más población, mayor actividad económica, y por ende mayor recaudación, y que hoy manifiestan su interés de querer abandonar la coordinación fiscal, es necesario recordar que lo son, gracias a las grandes proporciones de gasto que históricamente se les ha invertido y que configuraron en ellas condiciones de infraestructura generales que son propicias al crecimiento económico, a costa del desarrollo de la mayoría de las entidades.

“Los principales proyectos de trenes, autopistas, sistemas de irrigación y electricidad que históricamente se construyeron conectaron principalmente al centro con el norte del país, en contraste, la mayoría de las entidades quedamos marginadas, subrayó”.

El funcionario estatal, mencionó que si lo que se busca es el desarrollo económico, la mejor forma de distribuir sería en función de quienes tienes menos desarrollo económico y humano del país; por lo que planteó no centralizar el presupuesto y compartirlo con las entidades federativas en función de las grandes necesidades sociales.

Finalmente, solicitó al gobierno federal que en el Presupuesto 2020 se trate de subsanar las desigualdades financieras de las entidades y del recurso, que directamente ejerza la Federación se solidarice de mejor manera con las entidades que cuentan con mayor rezago social, proponiendo la creación de un grupo de trabajo que de manera representativa de todas las entidades pueda formular las adecuaciones al gasto público 2020 poniendo énfasis al combate de la pobreza y las desigualdades.

Cabe mencionar que a la mesa de trabajo también acudió el subsecretario de Ingresos, Dagoberto Sotelo García

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de DIGITAL GUERRERO su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.

Related Posts