Reclaman orden de aprehensión contra presunto violador de una niña de 4 años y ruegan el apoyo del DIF Guerrero

0
1058

 

*Una hernia inguinal es el atroz rastro de la violación que perpetró su propio tío en contra de una pequeña de tres años.

*El delito sigue impune y no hay recursos económicos para la operación de la menor

Redacción

A través de su cuenta personal de Facebook, Adriana Morales Ortigoza reclamó a la Fiscalía General del Estado (FGE), castigo inmediato y ejemplar al presunto violador de su hija de apenas tres años, cometido por Carlos Alberto ‘N’, quien es su medio hermano y tío de la víctima, denunció que en el procedimiento ha revictimizado a su pequeña hija, que instancias muestran insensibilidad y tratos que calificó como “inhumanos”.

El presunto agresor (Carlos Alberto ‘N’) fue denunciado desde el 15 de enero del año 2020 cuyo procedimiento fue ubicado con el número de investigación 12030270200096150120; a siete meses de la acusación, Adriana Morales Ortigoza no ha obtenido la justicia prometida, de un estado que cuenta con Alerta de Género en al menos ocho municipios, entre ellos Acapulco.

“Cuando fui a poner la demanda mi hija fue revisada por el médico legista, tiempo después le brotó una hernia inguinal, que fue a consecuencia de la violación sexual, pero en la Fiscalía no me creen, dicen que van a investigar a la institución médica que me dio ese diagnóstico para verificar que sea real. Me indigna que duden de esto, pues una hernia de ese tipo no es normal, sucedió por la brutalidad con la que fue abusada”, describió mientras imparable sollozaba.

Y agregó “Por eso yo agradecería el apoyo de la presidenta del DIF Guerrero, la señora Mercedes Calvo, porque he realizado los procedimientos legales que corresponden y a cambio solamente he recibido amenazas del agresor, de la familia por haberlo denunciado y hasta de las autoridades, porque yo me quejé en Facebook por su inoperatividad, porque no hacen nada, me traen dando vueltas y ellos saben que ya estamos entre la vida y la muerte, mi hija y yo”, relató.

En tanto, Adriana Morales también reveló que tanto a ella como a su abogado defensor les fue solicitado para agilizar el procedimiento legal un vídeo en el que agradeciera a las autoridades. La instrucción específica fue que dicho filme estuviera en redes sociales y se eliminara la publicación en donde denuncia y evidencia al agresor, cuyo enlace alcanzó más de 500 compartidas y la creación de tendencias con el hashtag #AyudaaValentina, que hasta el momento circula en la red.

Mientras tanto, la pequeña requiere de manera -urgente- la intervención para solucionar, por lo menos la hernia, que se produce cuando un órgano, o parte de él, escapa de la cavidad que lo contiene y rompe las capas musculares, en este caso la ingle, zona en la que fue severamente transgredida. Por lo que Adriana Morales Ortigoza se ha dado a la tarea de rifar y vender productos de belleza y así recaudar fondos para la cirugía de su hija que ahora ya tiene cuatro años de vida.

Al respecto, los internautas han mostrado tristeza e indignación del caso que sigue impune, ante ello la feminista y activista, María de Jesús Martínez Hernández que preside la Asociación Civil, Mujeres y Hombres Avanzando Juntos, hizo un llamado a la sociedad civil para evitar normalizar la violencia y sobre todo el abuso a menores, que dijo “es ejercido por un ser inhumano y bestial”, además refirió que esta situación de ninguna manera debe ser tolerado por la autoridad.

Martínez Hernández consideró que la presidenta del DIF Guerrero, puede ser una pieza clave para agilizar y resolver el caso de abuso infantil, pues desde su punto de vista aprecia el lado sensible y justo que caracteriza a Mercedes Calvo, y de manera encarecida pidió su atención.

Finalmente, la madre de la víctima Adriana Morales Ortigoza manifestó que decidió hacer la denuncia en medios de comunicación, para ver si de esta manera las instituciones se apiadan de su hija y le permitan llevar a cabo una recuperación física y emocional con medidas cautelares, y con justicia sobre el agresor que rompió con la infancia de su hija y la vida de Adriana, para introducirlas en una existencia de sufrimiento, dolor y tormentos, concluyó.