Los ‘zares’ de la turbosina son responsables de encarecer los vuelos

/ 254

Ciudad de México. 15 de Marzo del 2018. – La exclusividad de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) para abastecer de turbosina a las aerolíneas en los puertos aéreos de México, y el hecho de que hasta ahora toda la infraestructura que hay para mover y almacenar el combustible esté en manos de esta firma son factores que inhiben la competencia, opinaron analistas.

El miércoles, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) eliminar la exclusividad de ASA en el abastecimiento del combustible en los aeropuertos, y a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) le pidió reservar la capacidad en los ductos e instalaciones de almacenamiento del operador aeroportuario a fin de liberarlos para nuevos comercializadores.

“La SCT debería promover la eliminación del esquema de exclusividad en favor de ASA, modificar los títulos de concesión de los aeropuertos para eliminar dicho esquema”, indicó la Cofece.

Además, le demandó a la SCT que licite la concesión de abasto de turbosina para el Nuevo Aeropuerto Internacional de de México (NAIM) que la dependencia preservó en exclusividad para ASA.

“El régimen de exclusividad de ASA impide la entrada de nuevos oferentes en este mercado y afecta las condiciones de suministro de combustible para aeronaves a precios competitivos que reflejen el precio de estos productos en los mercados internacionales, o en detrimento de los operadores aéreos y consumidores finales”, señaló la Cofece a la SCT y a ASA.

Hasta el 19 de enero pasado, la CRE otorgó 75 permisos de importación de turbosina, entre éstos a empresas como Total, BP y Shell, pero ninguna petrolera ha vendido el energético.

Luis Miguel Labardini, especialista en el sector energético, explicó que las empresas no han logrado operar debido a que la infraestructura de transporte, almacenamiento y distribución pertenece a ASA.

Además, actualmente no existe un esquema mediante el cual ASA rente o permita el uso de su infraestructura a otras empresas del sector.

En su opinión, la Cofece también recomendó eliminar el régimen de exclusividad en la Ley de Aeropuertos y adecuar los contratos que tiene ASA con los diferentes actores.

“Aquí el único que tiene el acceso de última milla, que es la última parte, es ASA y ahí como está la parte legal de Ley de Aeropuertos es una cosa que se va a tener que cambiar”, explicó el especialista de GMEC.

Actualmente, el suministro de turbosina representa casi 30 por ciento de los gastos operativos de las aerolíneas.

El problema, de acuerdo con la Cofece, es que la brecha de precios entre la turbosina comercializada en México y la de Estados Unidos ha aumentado en años recientes.

En México, el litro de turbosina se vendió en el último trimestre de 2017 en 12.41 pesos por litro, mientras que en Estados Unidos el precio fue de 9.18 pesos por litro, un diferencial de 3.23 pesos, el más alto al menos en los últimos cuatro años.

México, según la Asociación de Transporte Aéreo de América Latina y el Caribe, registra los precios de turbosina más caros de la región.

VivaAerobus, Aeroméxico, Interjet y la Cámara Nacional de Aerotransportes declinaron hacer comentarios.

*Información tomada de El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *