De los 210 muertos por avalancha en Colombia, 63 eran niños

/ 663

Medellín, Colombia. 03 de Abril del 2017. – La ciudad colombiana de Mocoa era ayer una zona de desastre, donde decenas de socorristas buscaban entre una espesa capa de lodo a supervivientes, heridos y cadáveres dejados por la avalancha que asoló en la madrugada del sábado la capital del selvático departamento de Putumayo.




El río Mocoa y sus afluentes Sangoyaco y Mulatos formaron riadas de agua, lodo, piedras y árboles que arrasaron 17 barrios de esta ciudad unos 45 mil habitantes, situada en el sur del país, en la zona de la frontera con Ecuador.

De los al menos 210 muertos, 63 eran menores de edad, mientras que la tragedia dejó 203 desaparecidos, según cifras divulgadas ayer por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que viajó por segundo día consecutivo a la zona para comandar las tareas de atención de las víctimas.

Según el jefe de Estado, del total de fallecidos 170 fueron identificados “en tiempo récord” y 112 “están a disposición de la Fiscalía para ser entregados a sus seres queridos”.

Mientras, la cifra de heridos se mantiene en 210, sostuvo Santos, quien aseguró que no tienen “ninguna persona oficialmente declarada como desaparecida” pese a que por la zona de la tragedia deambulan numerosas personas buscando a familiares y amigos de quienes no saben nada desde la noche del viernes.

Lluvias atípicas. El director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Omar Franco, explicó que en la zona de Mocoa se registraron entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, 129 milímetros de lluvia y que “el 80 por ciento cayó en tres horas”.

“La precipitación tan concentrada en el tiempo contribuyó a esta inmensa tragedia. En los últimos 25 años en esa zona habíamos tenido precipitaciones incluso superiores, pero sin embargo eran dispersas en 24 horas”, reconoció Franco, quien alertó que más de 500 municipios colombianos se encuentran en algún grado de alerta por deslizamientos debido a estas lluvias atípicas.

*Información tomada de La Crónica




Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *