Partidos fijan postura en el Congreso con respecto al Tercer Informe de Gobierno de Héctor Astudillo Flores.

/ 215

A tres años de gobierno, la seguridad pública en la entidad sigue siendo una asignatura pendiente, coincidieron los diputados y diputadas de diversos grupos y representaciones de partido representados en la 62 Legislatura, durante el Tercer Informe de Gobierno de Héctor Astudillo Flores.

En lo que fue la fijación de posturas, los legisladores Arturo López Sugía (MC), Guadalupe González Suástegui (PAN), Leticia Mosso Hernández (PT), Manuel Quiñónez Cortés (PVEM), Celestino Cesáreo Guzmán (PRD), Héctor Apreza Patrón (PRI) y Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros (MORENA), también coincidieron en su compromiso de coadyuvar en lo necesario para lograr restablecer la paz y la tranquilidad en la entidad, que es algo que anhelan los guerrerenses.

Del MC, el diputado Arturo López Sugía reconoció las acciones que se han realizado en estos tres años de gobierno, pero dijo que falta hacer un mayor trabajo para mejorar las condiciones de vida de los guerrerenses, sobre todo en seguridad pública, ya que “la ciudadanía demanda mayores resultados; para eso es necesario trabajar unidos para lograr la paz y la justicia en la entidad”.

La diputada Guadalupe González Suástegui, del PAN, dijo que a mitad del camino se han obtenido logros, pero que falta mucho por hacer en los rubros de seguridad pública, transparencia, turismo, infraestructura urbana, salud, educación y deporte; y se comprometió a colaborar para lograr que Guerrero salga de los altos índices de pobreza, sobre todo en los municipios rurales.

En representación del PT, la diputada Leticia Mosso Hernández manifestó que la violencia en la entidad es un problema que no se atendió oportunamente desde hace varios años; y dijo que “para abatirla es necesario atacar por varios frentes, como el combate a la pobreza, incrementar los niveles de educación, fomentar mejores empleos, diversificar la economía y fortalecer el campo”.   

El legislador Manuel Quiñónez Cortés, del PVEM, manifestó por su parte que siempre será aliado del Ejecutivo estatal y que, de manera conjunta, desde el poder Legislativo, contribuirá en la formación y consolidación de los proyectos y acciones que establece el Plan Estatal de Desarrollo, para contribuir a generar un clima de estabilidad, orientado al desarrollo de la entidad.

Por el PRD, el diputado Celestino Cesáreo Guzmán se pronunció por que se hagan las correcciones necesarias y se impulsen las acciones y programas bajo reglas claras, donde se privilegie el beneficio común; y dijo que su grupo parlamentario será un aliado cuando las condiciones y acciones así lo merezcan.

Del PRI, el legislador Héctor Apreza Patrón refirió que gobernar Guerrero es una tarea complicada que requiere de la participación de todos con ánimo constructivo, sin mezquindades y sin acciones que promuevan el odio y/o el rencor.

Por ello, el legislador convocó a todos los actores políticos a impulsar una gran cruzada para consolidar la gobernabilidad, el combate a la corrupción, fortalecer la rendición de cuentas, pero sobre todo para recuperar la seguridad ciudadana.

Y, por último, el diputado Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, coordinador de MORENA, cuestionó que los índices que aparecen en el informe, lejos de comunicar avances, incrementan la incertidumbre, sobre todo en seguridad, porque los ciudadanos viven con miedo a ser víctimas de la delincuencia. “Se vive en una alerta cotidiana que parecería llegar a una normalización de la violencia que la ciudadanía, con sus manifestaciones pacíficas, se resiste a asimilar”.

En este rubro, así como en los de educación, salud y combate a la pobreza, Sandoval Ballesteros dijo que no se puede ser omiso ni abdicar las responsabilidades constitucionales, y que, por el contrario, se tiene que ser “contundentes” y no permitir más corrupción ni opacidad de aquí en adelante. “La rendición de cuentas debe ser una realidad”, apuntó.

En su oportunidad, el gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que los guerrerenses están construyendo una nueva gobernabilidad democrática y que la nueva configuración política requiere de la responsabilidad de todos: los poderes del Estado, ayuntamientos, órganos autónomos, empresarios y medios de comunicación.   

Agregó que el problema de Guerrero no es político, “el problema de Guerrero es la violencia”, por eso convocó a todos los actores políticos a trabajar juntos, porque “la democracia significa pesos y contrapesos, exigir y dar cuentas, dialogar, conversar y aprender juntos”.    

Related Posts