IMSS SALVA DE PRONÓSTICO MORTAL A MUJER CON LUPUS EMBARAZADA Y A SU BEBÉ

/ 316

*La tasa de mortandad para mujeres con este padecimiento que se embarazan es de hasta 98 por ciento

*Al llegar al Hospital en Acapulco se activó el protocolo Equipo de Respuesta Inmediata con clasificación color rojo

Una joven madre con la enfermedad del Lupus logró parto de una niña por cesárea, siendo que la tasa de mortalidad para mujeres embarazadas con este padecimiento es de 95 a 98 por ciento, gracias a los cuidados de más de 30 especialistas del Hospital General Regional No. 1 en Acapulco del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El Lupus es una enfermedad del sistema inmunitario que provoca inflamación de articulaciones, fiebre y que ataca órganos como el cerebro, corazón, riñones, pulmones, vasos sanguíneos, y para la cual no hay cura. En mujeres embarazadas puede producir preclamsia, aborto e incluso muerte fetal, entre otras complicaciones.

Con 21 años, Lidia, originaria del poblado La Victoria, en Igualapa, Guerrero, quien lleva tratamiento para Lupus Eritematoso Sistémico, arribó al HGR No.1 de Acapulco por inestabilidad en su presión arterial.

Los médicos le diagnosticaron falla renal, preclamsia e hipertensión arterial, pero también detectaron que tenía seis meses de embarazo, por lo que fue sometida a los protocolos clínicos necesarios para una paciente gestante con Lupus.

El médico reumatólogo del Hospital, Ernesto Neri Navarrete, explicó que una paciente con lupus, que además presente un diagnóstico de otras enfermedades como hipertensión, daño renal, afectación pulmonar, neumotitis, afectaciones al sistema nervioso central, psiquiátricas o hematológicas “tiene un mal pronóstico, porque hay un alto riesgo que durante el embarazo ese paciente caiga en mortalidad materna”.

En este sentido, detalló que una paciente con Lupus sí podría desarrollar el embarazo siempre que haya tenido un periodo de remisión médica previo a la gestación y no tenga alguna otra de las afectaciones.

En el caso de la joven Lidia, con 30 semanas de gestación, fue necesario interrumpir el embarazo y no poner en riesgo su vida ni la de su bebe, que nació por cesárea.

El médico gineco-obstetra Jaime Quiroz Cisneros señaló que la mayor preocupación fue la preclamsia severa que registró, por lo que se inició el protocolo del Equipo de Respuesta Inmediata (ERIO) con clasificación roja para la atención de la paciente.

Fue atendida de forma inmediata y oportuna por un equipo de más de 30 especialistas, enfermeras y personal del hospital, logrando evitar “una casi segura muerte materna, ya que Lidia tenía sólo entre el cinco y dos por ciento de posibilidades de sobrevivir”, debido a la preclamsia, comentó Quiroz Cisneros.

Tras la intervención quirúrgica por cesárea, la bebé de Lidia nació con un peso de un kilo 500 gramos, y por su prematurez fue ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, donde actualmente registra una recuperación favorable y está fuera de peligro.

Finalmente, Lidia reconoció la fortaleza que le dio el personal del nosocomio del Seguro Social, y el trato cordial con calidad y calidez, y espera en breve tener un perfecto control del Lupus y poder reunirse con su pequeña hija, a quien llamó Samara, que significa “la protegida por Dios”.

Related Posts