OFRECE IMSS ATENCIÓN INTEGRAL PARA PREVENIR SUICIDIO

*La depresión puede tener importantes consecuencias sociales y personales, desde la incapacidad laboral hasta el suicidio.

Acapulco Gro; a 07 de octubre del 2020.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con un protocolo de prevención y atención para personas con depresión, donde genera una red de apoyo con personal de salud y la familia del paciente, que contribuye a su mejoría y estabilidad emocional.

La psicóloga Julieta Navarrete Castro, de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 9 del IMSS en Acapulco,  explicó que una persona en depresión puede desarrollar ciertas características que deben identificarse, entre las que destacan: actitudes de desesperación,  infelicidad y aislamiento, las cuales se intensifican y es donde surgen las ideas o conductas suicidas.

Indicó que escuchar los comentarios que hace la persona sobre la muerte es clave para detectar y prevenir un suicidio. Se ha identificado que las personas con depresión se hacen ciertas preguntas como: ¿qué pasaría si yo muero?, ¿cómo se sentirá morirse?, ¿si muero, le haría falta a alguien?

Destacó que por esta razón,  los especialistas del IMSS subrayan los factores de prevención, tales como: fomentar la alta autoestima; apoyo social, sobre todo de los familiares y amigos, y la pronta identificación y tratamiento adecuado de los trastornos mentales y/o del estado de ánimo.

La familia debe intervenir en el momento en que note que el enfermo ha disminuido sus actividades diarias y sus pensamientos empiezan a tornarse negativos. 

La comunicación debe ser afectiva y siempre en busca de soluciones conjuntas; la intervención terapéutica y farmacológica es muy importante, por lo que se recomienda acudir de inmediato con los especialistas, explicó.

Si bien son diversos los factores que originan un suicidio como los aspectos psicológicos, ambientales, sociales, económicos y biológicos, la especialista destacó que la actual emergencia sanitaria ha desarrollado aún más ideas suicidas.

 

“La situación que estamos viviendo, ha traído consecuencias; el distanciamiento social y físico  aumentaron el riesgo de ideas y conductas suicidas. Los cuadros de ansiedad y depresión se intensificaron en los meses de contingencia”, comentó.

Navarrete Castro reiteró que el Instituto ofrece la ayuda de un grupo multidisciplinario de especialistas para la atención de trastornos del estado de ánimo del paciente, así como apoyo a familiares y amigos que conviven con este y que desean ayudarlo.

Psiquiatras, psicólogos, médico familiar y trabajadores sociales, son algunos de los especialistas que brindan la ayuda médica necesaria para prevenir el suicidio.