Requiere IMSS Guerrero coloprotólogos, angiólogos, oftalmólogos, internistas y cirujanos: delegado

/ 373

Chilpancingo, Gro. 31 de Mayo del 2017 (IRZA). – El delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Reyes Betancourt Linares, informó que en las regiones azotadas por la violencia e inseguridad, ni personal médico o de enfermería ha solicitado algún cambio de adscripción, ni tampoco se ha cerrado alguna clínica.

Aceptó que sí ha habido amenazas contra médicos y enfermeras del IMSS e inclusive se han registrado tres asesinatos de trabajadores, pero no fue propiamente en sus actividades relacionadas con el Instituto.

Este miércoles Betancourt Linares, también ex alcalde de Chilpancingo y ex diputado local, ofreció una conferencia de prensa en esta capital, para dar a conocer que el IMSS atiende en Guerrero a unos 700 mil derechohabientes, con cinco mil trabajadores, y que para este año se prevé construir una clínica en Mezcala, municipio de Eduardo Neri, y una nueva guardería.

Se le preguntó sobre la violencia y si debido a ello personal del IMSS ha pedido su cambio de adscripción o cerrar alguna clínica, y sostuvo que “no hemos tenido que cerrar ninguna y ningún médico ha pedido un cambio de adscripción”.

Señaló que eso se debe a que la mayor parte del personal del IMSS “son de la zona donde laboran y no tienen que ir de otro sitio; están habituados a la problemática local y en este momento, por ejemplo, en la Tierra Caliente, no hay problema”.

Sí aceptó que algunos trabajadores han recibido amenazas de la delincuencia organizada “SÍ, algunos médicos han recibido alguna amenaza, pero de ahí no ha pasado; no hemos tenido extorsiones directas en su horario de trabajo, y fuera de horario de trabajo hemos tenido tres incidentes que no son relacionados con su actividad laboral”.

Respecto a las altas de trabajadores en el IMSS, que es un indicativo de la generación de empleos en la entidad, indicó que en abril de este año había 7 mil 400 empleados dados de alta, cifra superior al mismo mes del 2016.

Agregó que en Guerrero hay un crecimiento sostenido de un cuatro por ciento de altas de trabajadores en el IMSS, y que “obviamente en temporada turística se eleva esa cifra”.

Reyes Betancourt aceptó que en Guerrero hacen falta médicos y que hay disponibles 58 plazas para especialistas, pero que “el problema es que no hay especialistas que quieran radicar en Guerrero, y hay un salario que es igual al de otros estados”.

Señaló que se requiere de coloprotólogos, angiólogos, oftalmólogos, internistas y cirujanos, y aseguró que “las plazas están, tenemos los presupuestos, lo que no tenemos son los médicos, y son 58 plazas”.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *