Recomienda IMSS Guerrero adecuada hidratación para garantizar funciones óptimas de nuestro organismo

La estrategia de la Jarra del Bien Beber resalta la importancia de este hábito saludable.

Beber de seis a ocho vasos de agua al día es lo que se debe consumir para una buena hidratación de nuestro cuerpo, indicó el Hospital General Regional (HGR) No. 1 “Vicente Guerrero”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Este consumo se debe incrementar en esta temporada de calor, además de que se debe evitar beber bebidas con alcohol, azucaradas y procesadas, de acuerdo con la estrategia de la Jarra del Bien Beber, informó.

Se hace un llamado a la población para asistir a los módulos de PrevenIMSS, con el médico familiar o con el personal de nutrición, para informarse más sobre la importancia de esta estrategia, que es fácil y entendible a cualquier edad.

Asimismo, recomendó que, desde la infancia, la población deba optar por el consumo de agua potable, ya que ayuda a prevenir sobrepeso y obesidad, así como enfermedades crónico-degenerativas.

Respecto a esta guía de cantidades de líquidos recomendados para el consumo del ser humano, se explica que en el nivel 1 se encuentra el agua potable, para la cual se recomienda tomar de seis a ocho vasos al día. En el nivel 2 está la leche semidescremada y descremada, y las bebidas de soya sin azúcar adicionada, sugiriendo no tomar más de dos vasos al día.

Por su parte, el café sin azúcar ocupa el nivel tres y se recomienda no tomar más de cuatro tazas. En el nivel 4, lo ocupan las bebidas no calóricas con endulzantes artificiales (que se recomienda preferir sobre refrescos con azúcares porque no aportan calorías).

Los jugos de fruta, leche entera, bebidas alcohólicas y bebidas deportivas ocupan el nivel 5 de la Jarra del Bien Beber, de las que se recomienda no tomar más de medio vaso al día.

Mientras que el último lugar de esta guía lo ocupan las bebidas con azúcares y bajo contenido de nutrimentos, como los refrescos y bebidas con azúcar (jugos, aguas frescas), de los cuales se recomienda evitar consumirlos por el exceso de calorías que aportan y los nulos o mínimo beneficios nutricionales que aportan.