Pobreza y marginación tienen a Guerrero en los primeros lugares en trabajo infantil

Anuncio

Chilpancingo, Gro. 15 de Junio del 2017 (IRZA). – Guerrero ocupa los primeros lugares a nivel nacional en “trabajo infantil”, debido a su contexto de pobreza y marginación, sostuvo el diputado Iván Pachuca Domínguez, de PAN.

Lamentó que los niños y niñas tengan que trabajar a temprana edad motivados por diversos factores, entre ellos para pagar su escuela, por ayudar a sus padres en el hogar y para sufragar sus propios gastos.

Aunque algunos más, señaló el diputado panista, son obligados a trabajar en ambientes peligrosos, en actividades ilícitas, incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, entre otras formas de trabajo forzoso.

En la sesión de este jueves, Pachuca hizo un llamado a la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG) para que considere el trabajo infantil como un problema que afecta el derecho a la educación de niños, niñas y adolescentes.

Pero también para que esos niños sean incorporados a las instituciones educativas respectivas y que se les dote de incentivos económicos, a través de becas para que continúen con sus estudios.

También demandó mayor coordinación entre el sector académico, el privado y la sociedad civil, para salvaguardar la integridad de niños y niñas, y generar conocimiento sobre las causas y consecuencias del trabajo infantil.

Expuso que el trabajo infantil no es un fenómeno individual ni aislado y que las razones que lo sostienen son fundamentalmente históricas y estructurales, y remiten a condiciones socioeconómicas de aislamiento, marginación y pobreza.

Indicó que el secretario del Trabajo del gobierno estatal, Oscar Rangel Miravete, reconoció que 121 mil niños guerrerenses se encuentran trabajando, “cifra por demás alarmante y preocupante”.

“Porque a la mayoría de esos niños se les priva de su infancia, impidiendo su adecuado desarrollo físico y emocional, contraviniendo lo estipulado por el artículo 123, apartado A, fracción III de la Constitución”, precisó.

Lo más grave, dijo, es que desconocen las edades de esos niños, qué tipo trabajo realizan, si las condiciones o lugares de trabajo son adecuadas, si reciben o no ingresos, cuántas horas laboran a la semana y si reciben alimentación y cuidados apropiados.

“Es lamentable saber que en su mayoría esos niños no asisten a la escuela, no tienen tiempo para jugar y se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo”, abundó.

El legislador reconoció el esfuerzo del gobernador Héctor Astudillo Flores por resolver ese problema, pero consideró que no es suficiente y que se debe invertir más en educación, como una alternativa de cambio.

“Esos 121 mil niños guerrerenses tienen el derecho de desarrollarse plenamente en todo los aspectos, como cualquier otro ser humano de su edad, buscando su incorporación plena a la sociedad”, indicó.