Gobernabilidad, infraestructura pública y atención social, logros de Astudillo: Salazar

/ 308

Chilpancingo, Gro. 15 de Agosto del 2018. – A casi tres años de gestión, los avances en diversos rubros del gobierno de Héctor Astudillo Flores se ven opacados por el “déficit nacional” que causa la violencia, sostuvo el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame.

Indicó que, en el país, hay algunos estados han alcanzado niveles de inseguridad impensables como Guanajuato, lo mismo que Cancún, Quintana Roo, que “está en su peor momento de violencia”.

“Es una desgracia para nosotros que la violencia sea un déficit nacional”, expuso, y reconoció que el gobierno de Guerrero no tiene los recursos financieros necesarios para incrementar su fuerza policiaca.

También comentó que algunos gobiernos municipales no utilizan correctamente los recursos destinados para seguridad pública ni cumplen con los estándares de evaluación, lo cual se complica cuando el estado asume las funciones que les corresponde a los ayuntamientos en esa materia.

Por eso respaldó la propuesta del gobernador Héctor Astudillo para crear el Mando Único Policiaco, para actuar bajo una misma directriz y, que los cuerpos policiacos no se estacionen en geografías específicas que generen intereses, “que, al rotarse en el territorio, la policía mantenga una actitud constante sin vincularse o ser objeto de amenazas”.

También respaldó que la administración del presidente electo Andrés Manuel López Obrador haya planteado la creación de la Secretaría de Seguridad Pública, “porque es tan importante que no puede estar sometida a criterios de carácter político”, pues actualmente depende de la Secretaría de Gobernación.

Tres avances claves en el gobierno de Astudillo

De acuerdo con Salazar Adame, en los casi tres años de administración, el gobierno de Héctor Astudillo ha logrado tres avances importantes: la gobernabilidad, infraestructura pública y atención social.

Aunque admitió que por momentos es precaria, incluso a punto de perderla o extraviarla, aseguró que la administración estatal ha garantizado la gobernabilidad mediante las giras, diálogo y contacto directo del gobernador con los guerrerenses.

Recordó que, al inicio de la administración, en octubre del 2015, Guerrero “estaba al borde de la anarquía y del colapso”. La mayoría de las instituciones públicas estaban “tomadas”, edificios incendiados y la administración paralizada por trabajadores que exigían la entrega del “bono sexenal” que no entregó el exgobernador Rogelio Ortega Martínez, pese a que su antecesor Ángel Aguirre Rivero, sí dejó la parte proporcional que le correspondía.

El segundo avance, dijo, es la importante obra de infraestructura que ha logrado el gobierno estatal con la construcción de puentes, carreteras, hospitales, escuelas, y reconstrucción por daños causados por fenómenos naturales.

Mientras que el tercer avance consiste en el fortalecimiento de las clases sociales más modestas a través de programas de asistencia que ha impulsado en coordinación con el gobierno federal.

Salazar Adame indicó que en los últimos tres años se han construido miles de cuartos del programa “Un Cuarto Más”, en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno federal, así como becas para adultos mayores y para jóvenes, entre otras acciones. “Con recursos precarios se hace un esfuerzo para cumplir estos compromisos”, señaló.

(www.agenciairza.com)

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *