Exámenes clínicos de laboratorio, acción rutinaria preventiva de salud

Los análisis tienen el objetivo de inspeccionar la salud de una persona.

La Oficina de Representación Guerrero, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recomienda acudir a control con médico familiar no solo para el tratamiento de patologías ya presentadas sino también para las acciones preventivas, así como conocer el estado de salud de una persona y en su caso diagnosticar alguna patología de manera oportuna con el apoyo de estudios de gabinete y laboratorio.

La jefa de laboratorio de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 9, Claudia Madrid Rosales, informó que los análisis tienen el objetivo de inspeccionar la salud de una persona; los estudios preventivos principales son: glucosa, perfil de lípidos y química sanguínea completa ─que examina glucosa, urea y creatinina-.

Para realizar estos estudios se hace una pequeña extracción de sangre, orina, heces, entre otros fluidos corporales, y se lleva a cabo en los principios del análisis bioquímico. Indicó que esto sirve para ver cómo está el sistema inmune en el cuerpo.

Explicó que el perfil de lípidos identifica los niveles de colesterol y triglicéridos; mientras que la biometría hemática tiene diferentes medidas, que puede indicar anemia, infecciones virales o bacterianas, e inclusive indicar alguna enfermedad parasitaria.

De igual forma, a los pacientes con diabetes mellitus recomendó, como parte de su control, realizarse los análisis rutinarios cada tres meses; en cuanto a menores de edad, se pueden solicitar si es que padecen sobrepeso u obesidad, o si tienen antecedentes familiares de alguna patología que pudiera ser prevenible de manera oportuna.

Madrid Rosales agregó que no es necesario sentirse enfermos para solicitar atención médica y los análisis de rutina correspondiente, e invitó a acudir de forma regular a consulta familiar.

En la actual emergencia sanitaria, destacó, se debe utilizar cubrebocas, lavado y desinfección constante de manos, estornudo de etiqueta y guardar sana distancia, para prevenir contagios.