La alianza del PRD-PRI sería el fin de un proyecto: Celestino Cesáreo

Quienes plantean una alianza entre el PRI y el PRD en la elección del 2021, implícitamente también plantean el fin del PRD como un proyecto histórico en Guerrero.

Chilpancingo Gro; a 05 de noviembre del 2020.- El PRD nació en 1989 luchando porque el voto se respetará, contra la represión del gobierno, contra el uso de los programas de gobierno para alentar clientelas electorales, contra la pobreza, el olvido y la marginación, y contra el estilo y las formas de ejercer el poder de una clase gobernante que en esencia prevalece.

En esa lucha por construir nuestra propuesta política, sufrimos represión, persecución, agresiones, asesinatos; incluso se nos llegó a acusar de ser el partido de la sangre y la violencia, cuando lo que aportamos fue la sangre.

En ese surgimiento histórico nos acompañaron movimientos y causas sociales, se creó así una gran ola de cambio que nos dio la oportunidad de la representación política.

Estoy convencido de que, a pesar de los errores que cometimos en ese trayecto, los excesos en que incurrieron muchos personajes, también dimos resultados.

Por eso hemos dicho que el PRD es un partido de izquierda que tiene historia y tiene futuro. Tenemos mucho que aportar al estado.

Creo con firmeza que ofrecer al electorado del 2021, lo que rechazó en el 2018. No tiene sentido.

Por ello muchos creemos que el PRD debe ser la opción política ante la creciente cifra de decepcionados de Morena.

El PRD debe enfocar sus esfuerzos por construir alianzas parciales con el PT y MC; y si no es posible, acudir a la elección con la fortaleza de sus propios liderazgos, que no es menor, como se demostró en la elección del 2018.

Está definida nuestra propuesta a la gubernatura, el siguiente paso es perfilar a los y las mejores para los municipios y distritos; abramos las puertas del partido a los ciudadanos.

Debemos ofrecer a los ciudadanos una opción atractiva, novedosa; ofrezcamos a los votantes cambios de forma y de fondo con certeza.

Pero, si les ofrecemos una alianza con el partido de Peña Nieto, Duarte, Lozoya y Videgaray, ¿hacia dónde creen que se irán los votos del perredismo?

No le apostemos al olvido, reivindiquemos nuestros principios y nuestra razón de ser.

Es hora de tomar decisiones políticas y definiciones.

Defendamos al PRD Guerrero para que siga siendo una opción política que impulse las transformaciones que Guerrero necesita.