Cuestionan en el Congreso uno de dos nombramientos de magistrados del TSJ

    Anuncio

    Chilpancingo, Gro. 01 de Noviembre del 2017. – Con 43 votos a favor y uno en contra, el Pleno del Congreso local aprobó la designación de Paulino Jaimes Bernardino como magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), pese a que la diputada de Morena, María de Jesús Cisneros Martínez, denunció que no reúne el perfil para desempeñar el cargo.

    A diferencia de la cuestionada designación de Jaimes Bernardino, el Poder Legislativo aprobó por votación unánime el nombramiento de Norma Leticia Méndez Abarca, también como magistrada del Poder Judicial de Guerrero.

    Los dos nombramientos fueron propuestos por el gobernador Héctor Astudillo Flores, y ratificados en el dictamen que presentó al Pleno la Comisión de Asuntos Políticos y Gobernación en la sesión de este martes.

    Con base en el dictamen, Jaimes Bernardino y Méndez Abarca fueron designados por un periodo de 7 años con derecho a una sola ratificación por 8 años, y concluye que cumplieron con los requisitos de elegibilidad.

    Los dictámenes fueron aprobados en votación por cédula. El nombramiento de Paulino Jaimes obtuvo 32 votos a favor y uno en contra, el de la diputada de Morena, Cisneros Martínez, mientras que el de Leticia Méndez fue unánime, con 33 votos.

    Jaimes no tiene carrera judicial

    Antes de la aprobación del nombramiento, la diputada Cisneros Martínez lo cuestionó: “No voy a ser parte de la violación a la carrea judicial, ni al pisoteo al Poder Legislativo que se usa con fines políticos para agenciarse cargos en otro poder”.

    Señaló que el ahora magistrado se desempeñaba actualmente como asesor del Congreso local, por lo cual, consideró, es “un caso inmoral y jurídicamente reprobable”.

    Consideró que la designación exhibe un “evidente acuerdo político” entre las fracciones y representaciones parlamentarias “para adjudicarse un magistrado” en el Poder Judicial, sólo “por tener el poder de la designación y ratificación”.

    Acusó que ese “acuerdo político “supedita” la impartición de justicia a intereses políticos y personales e insulta a la comunidad jurídica estatal. “No sólo me opongo y voto en contra, sino que denuncio la violación a la carrera judicial y a la división de poderes en Guerrero”, aseveró.

    Pero el diputado del PRI, Héctor Vicario Castrejón, defendió la aprobación del dictamen al señalar que el nombramiento está debidamente fundamentado y criticó la “descalificación” de la diputada Cisneros Martínez en contra del magistrado.

    “Insiste en el discurso previo con afán protagónico, faltando a la verdad y denostando la dignidad (de magistrado), sin sustento legal o probatorio del profesionista involucrado”, quien, dijo, tiene el nivel de maestro en Derecho Penal y acredita experiencia académica y profesional.

    “En este Congreso debemos ser cuidadosos cuando tratemos asuntos sobre el nombramiento de personas que van a administrar la justicia, cuando en nuestro estado se pide a gritos la pronta y expedita impartición de justicia, pero agredimos y lastimamos la honorabilidad de las personas”, sentenció.