Protestan periodistas en Chilpancingo contra agresiones

/ 355

Por: José Molina de la Cruz

Chilpancingo, Gro. 22 de Mayo del 2018. – Periodistas de Chilpancingo se movilizaron este martes para exigir nuevamente al Gobierno del Estado, respeto al libre ejercicio periodístico, y demandaron a los candidatos a la presidencia del país una postura clara ante la ola de agresiones contra la prensa.

Los comunicadores marcharon en la capital, en solidaridad con dos reporteros, que el domingo por la noche fueron detenidos, esposados y recluidos en la comisaría del poblado de Petaquillas, Guerrero, por miembros de un grupo de autodefensa, durante la cobertura de un accidente de motocicletas.

Reclamaron que estas alturas de las campañas electorales, ningún candidato ha ofrecido una propuesta de como enfrentar el fenómeno de la inseguridad, y mucho menos han sido claros en como intervenir ante las graves condiciones que se viven en Guerrero para el desarrollo de nuestra actividad periodística.

En documento, dirigido a Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), a quien solicitaron su intervención por la ola de agresiones contra periodistas.

Consideraron que las acciones del gobierno de Héctor Astudillo Flores para garantizar la seguridad y castigar crímenes en esta entidad, impunidad y corrupción institucional, contradicen las recomendaciones de la asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre el derecho a la Libertad de pensamiento y expresión, y la seguridad de los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación en el continente.

Para ejemplificar dicha situación de impunidad se citaron cuatro casos que mantienen agraviada a la familia periodística:

El primero es el asesinato del compañero, Francisco Pacheco Beltrán perpetrado el 25 de abril del 2016 en la cabecera municipal de Taxco de Alarcón, cuya indagatoria duerme el sueño de los justos y ha obligado a la familia del periodista a abandonar esa ciudad donde vivieron durante muchos años.

Caso similar es el asesinato del compañero, Cecilio Pineda Birto cometido el 2 de marzo del 2017 en Ciudad Altamirano en la Región Tierra Caliente y quien horas antes de su crimen había advertido de la colusión de grupos del narcotráfico con autoridades.

Otro caso de desatención se encuentra la denuncia penal que interpuso la corresponsal de El Sur en Zihuatanejo, Brenda Escobar quien el 1 de junio del 2017 fue amenazada por cubrir el caso del asesinato de la doctora, Adela Rivas Orbe.

A once meses de haber acudido a interponer esa averiguación previa la Fiscalía General del Estado no ha hecho nada por avanzar en la investigación para detener y consignar a los responsables de las amenazas proferidas a nuestra compañera.

En igual situación se encuentra el caso de la locutora de Radio y Televisión de Guerrero (RTG), Marcela de Jesús Natalia quien el 4 de junio del 2017 fue víctima de un atentado cuando salía de desarrollar su labor en la cabecera municipal de Ometepec.

“Delito que no se castiga es una clara invitación a que se siga cometiendo, pues los agresores son sabedores que no serán castigados, esa es la tónica de la justicia y la persecución del delito en Guerrero”, expuso el reportero, Jesús Saavedra.

Los periodistas de Guerrero suscribieron un pronunciamiento que hicieron compañeros de Sinaloa hace una semana en el marco del primer aniversario del asesinato de Javier Valdez Cárdenas y en el que sustancialmente señalan:
“Los periodistas en México no podemos seguir bajo amenaza de los gobiernos, políticos, narcotraficantes, ni de ninguna expresión de los poderes fácticos.

Por eso exigimos un freno a los ataques en contra de los compañeros y un fin a la impunidad que caracteriza a las agresiones contra periodistas, que se expresa casi en el cien por ciento de los casos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *