Protestan colonos en basurero provisional de Chilpancingo

/ 347

*Exigen que se retire la basura del Centro de Transferencia

*Diversas calles de la capital amanecen con basura

Por: José Molina de la Cruz

Chilpancingo, Gro. 05 de Marzo del 2018. – Habitantes de tres colonias de Chilpancingo que se encuentran a un costado de un terreno utilizado como basurero provisional de Chilpancingo, protestaron esta mañana para exigir el retiro de los desechos, debido a que se han generado diversas enfermedades.

Los manifestantes son de las colonias Club Rotario, Tierras Prietas y El Polvorín, quienes exigen al alcalde Jesús Tejeda Vargas que de manera inmediata retire las más de 500 toneladas de basura que hay en el predio donde tienen sus viviendas.

Desde las 09:00 de la mañana de este lunes, más de 50 vecinos con piedras cerraron el acceso al predio, ubicado a un costado de la carretera de cuota Chilpancingo-Tixtla, en el punto conocido como Tierras Prietas, al norte de la capital.

Esto causó que más de 300 camionetas recolectoras de basura del servicio privado la “Basura Jefa”, quedaran varadas sobre la carretera sin poder ingresar al predio para descargar sus desechos.

Los manifestantes denunciaron que desde el año pasado ese predio fue utilizado como centro de transferencia para que los carros recolectores de basura dejaran ahí los desechos, mientras que los “pepenadores” apartaban el material reciclable y después el resto sería trasladado al basurero del municipio de Eduardo Neri, en el poblado de El Platanal, esto después de que el basurero de Chilpancingo fuera clausurado por saturación.

Mencionaron que el alcalde Tejeda Vargas se comprometió a retirar los desechos desde el año pasado y actualmente la basura estaba siendo depositada en otro predio que se encuentra cerca del primero.

Ante esto, los vecinos dieron a conocer que en dichas colonias se han generado diversas enfermedades sanitarias en niños y adultos mayores, por lo que temen que se cree una infección.

Cuatro horas después del bloqueo, al lugar acudieron el alcalde y sus funcionarios para dialogar con los vecinos, con quiénes recorrieron el predio para mostrarle sus inconformidades.

Al final, después de una hora de diálogo, el alcalde y los manifestantes firmaron una minuta de acuerdo, donde señalaban que se liberaría el acceso al terreno y que el próximo miércoles comenzarían a retirar las más de 500 toneladas de basura.