Prevén el desalojo de familias con la fuerza pública en Barranca El Tule

/ 307

Chilpancingo, Gro. 28 de Septiembre del 2017. – El alcalde Marco Antonio Leyva Mena amagó con desalojar con la fuerza pública a 36 familias que se rehúsan a abandonar las viviendas que construyeron sobre la barranca “El Tule”, en la colonia Obrera del poniente de la ciudad.

Luego del deslizamiento del cerro que se registró el domingo por el reblandecimiento de la tierra y los últimos dos sismos recientes, en los días 7 y 19, dijo que esas viviendas de la ladera deben ser demolidas.

Agregó que ordenaría por escrito a los titulares de Seguridad Pública, Desarrollo Urbano y de Protección Civil que coordinen esa tarea. “Lo haré por escrito para que la responsabilidad recaída en quien doy esa instrucción”, señaló.

Ahí son más de 36 familias con viviendas afectadas, pero en especial se refirió a ese número porque con el debido folio les asignaron antes una en el fraccionamiento El Mirador, al sur de esta capital, a raíz de las afectaciones por los fenómenos naturales “Ingrid” y “Manuel”, en septiembre del 2013, y sin embargo continuaban viviendo en la barranca “El Tule”.

Señaló que las familias que han habitado en ese sitio por más de 35 años no quieren desalojar la zona, aun cuando les han notificado el riesgo permanente que corren debido a la inestabilidad del terreno.

Comentó que su administración tendrá paciencia, prudencia, tolerancia y que a través del diálogo buscará una solución viable al problema, pues insistió en que su pretensión no es “actuar contra la gente”.

Dijo entonces que primero recurrirá al diálogo para convencer a los vecinos a que desalojen la zona, pero tampoco descartó el uso de la fuerza pública en caso de que insistan en permanecer en esa zona.

“Primero el diálogo, el levantamiento notarial de quien se quiera ir y quién no, porque esta administración no quiere sobre sus hombros la responsabilidad y costo de la vida de nadie, y por eso actuaremos con responsabilidad y prontitud, y si para eso hay que utilizar la fuerza pública, lo vamos a hacer”, sentenció.

El alcalde informó que el desgajamiento del cerro de la barranca El Tule afectó a 16 familias directamente; es decir, unas 80 personas que hasta hoy seguían albergadas, pero alertó que las afectaciones podrían aumentar a 120 y 150 personas.

También dijo que personal del Ayuntamiento estaba levantando un reporte gráfico en el área perimetral para reportarlo al gobierno estatal y que éste a su vez recurra a las autoridades federales, como marcan los protocolos de Protección Civil.

Explicó que el problema es similar en las 54 barrancas que cruzan por la ciudad y cuyos habitantes toman las recomendaciones como trámites administrativos, sin prestarle la debida precaución ante la manifestación de fenómenos naturales como los recientes sismos.