Policías Estatales repliegan bloqueo de cetegistas al bulevar Vicente Guerrero

*Los maestros disidentes exigían su incorporación al FONE *Cuando se retiraban, un taxista atropelló a una mujer policía

Chilpancingo, Gro. 02octubre del 2020. – Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación del Estado de Guerrero (CETEG), que demandan la incorporación de 4 mil 774 trabajadores al Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE), la tarde de este viernes fueron replegados por policías estatales con equipo antimotines cuando bloqueaban la circulación en el bulevar Vicente Guerrero, a la altura del Congreso del Estado.

Este viernes unos 50 afiliados a la CETEG, encabezados por Reyna Bello, salieron en marcha desde su edificio sindical en la colonia Burócratas, al sur de esta capital y se dirigieron hacia el bulevar, justo frente a las instalaciones del Congreso del Estado, donde poco antes de las 12:00 del día iniciaron un bloqueo a los carriles de norte a sur.

En el bloqueo indicaron que están exigiendo la incorporación al FONE 4 mil 774 trabajadores del magisterio que no son reconocidos por la administración federal y a los que les han pagado con recursos del gobierno del estado y que hasta la segunda quincena de septiembre, sumaban 260 millones de pesos que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), debería restituir a la administración pública de Guerrero.

Desde el jueves, la CETEG tomó de manera indefinida varias oficinas de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), entre ellas la Dirección de Personal, la Subsecretaría de Finanzas y las oficinas alternas del secretario Arturo Salgado Urióstegui.

La dirigencia del magisterio disidente está demandando la instalación de una mesa de trabajo con autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP), SHCP y de la SEG, para que se formalice un convenio para la integración definitiva de los docentes al FONE de la federación, pues sólo existe el compromiso de garantizar el pago de esos trabajadores hasta este mes de octubre.

“Hay incertidumbre de los compañeros, quienes tampoco tienen derecho a prestaciones y están sin que se les reconozcan sus derechos”, indicó la profesora María del Carmen Florencio Miguel.

A esta manifestación llegaron primero dos patrullas de la Policía del Estado con una decena de efectivos con equipo antimotín, además llegaron el subsecretario de Asuntos Políticos de la Secretaría General de Gobierno, Martín Maldonado del Moral y poco después el secretario de Seguridad Pública de la entidad, David Portillo Menchaca, con otros 80 elementos.

Los funcionarios pidieron a los profesores de la CETEG que retiraran el bloqueo, pues la manifestación había colapsado la circulación vial hacia el sur de la ciudad, pero no quisieron retirarse hasta que se diera un acuerdo de una mesa de trabajo con autoridades de la SEP, SHCP y la SEG.

Poco después de la 1:00 de la tarde, Portillo Menchaca dio la instrucción de que los policías formarán con sus escudos por delante, con los que avanzaron hacia los manifestantes a los que replegaron de los carriles centrales hacia los carriles laterales.

Durante la acción, los policías retiraron también del bulevar una lona y varias piedras que los profesores disidentes habían colocado y también los sacaron de los carriles laterales y los encapsularon en la banqueta que rodea las instalaciones del Congreso del Estado.

Al lugar llegó el secretario técnico de la SEG, Jorge Serrano Franco, quien dialogó con los dirigentes de los manifestantes, que más tarde decidieron retirarse del lugar en marcha hacia su edificio en la colonia Burócratas.

Cuando se retiraban de esa zona los maestros, un taxi que se incorporó de los carriles de alta velocidad a la lateral frente al Congreso, atropelló a una mujer policía estatal que no volteó a ver si venía un vehículo y de manera aparatosa la arrojó a un costado de la vía.

La policía no sufrió ninguna lesión física, la que de inmediato fue auxiliada por sus compañeros y le preguntaron de su condición y dijo que se encontraba bien y le pidieron al taxista que continuara con su viaje, pues no había tenido la culpa de este accidente.