Metlalapa, no será el nuevo basurero de Chilpancingo

saneamiento_basico_chilpancingo_camiones-1

Chilpancingo, Gro. 10 de Julio del 2016 (IRZA). – Habitantes de la comunidad de Metlalapa, del vecino municipio de Tixtla, le advirtieron al alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, que no permitirán la construcción del relleno sanitario en esa zona hasta que les presente una copia del estudio de impacto ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Reunidos casi al pie de donde ya casi está por concluir la obra de relleno sanitario, los habitantes encabezados por el comisario municipal, Rey Duarte, dijeron que si la obra no cumple con las normas ambientales van a impedir que las más de 300 toneladas de basura que se producen en la capital del estado sean arrojados en este lugar.

Leyva Mena llegó a esta comunidad del municipio de Tixtla, gobernado por el perredista Hossein Nabor Guillén, para aclararles que esta obra no ocasionará un daño al entorno ambiental y que además la empresa que tendrá a su cargo la planta de reciclaje de basura le dará empleo a la gente de este pueblo.

Les aseguró asimismo que la empresa les va a dar el servicio de luz de manera gratuita.

En Chilpancingo hay un relleno sanitario que ya cumplió su nivel de vida y que desde casi dos años ha venido provocando problemas fuertes de contaminación ambiental. Esto derivó en que la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Guerrero (PROPEG) haya emitido una serie de multas administrativas contra el Ayuntamiento.

En el documento que se leyó durante el encuentro, los habitantes señalan que ellos van a aceptar que se instale el relleno sanitario y que la empresa recicle la basura bajo la condición de que les resuelva una serie de demandas sociales a la comunidad.

Entre las peticiones está la introducción del sistema de agua, red de drenaje, pavimentación de calles, el techado de una cancha de basquetbol, la remodelación de la iglesia y que en el relleno se les dé empleo a los habitantes del pueblo.

Sin embargo, insistieron en que, si las autoridades no les entregan copia del estudio de impacto ambiental aprobado por la SEMARNAT, no va a permitir que sigan los trabajos.

El alcalde les aseguró que hay un estudio de impacto ambiental que otorgó la SEMARNAT y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado que vence hasta el 2018.

Sobre las obras sociales, Leyva Mena aceptó gestionar parte de éstas y pidió al alcalde de Tixtla, Nabor Guillén, que también invierta recursos para cumplir estas demandas.

La propuesta de ambos alcaldes es que este relleno sanitario sea una obra intermunicipal. O sea, que la basura que se recolecte en los dos municipios se venga a arrojar a este relleno y después la empresa realice el proceso de reciclaje.

(www.agenciairza.com)