Grave omisión del alcalde Marco Leyva; se reserva información sobre la muerte de un joven

/ 637

Chilpancingo, Gro. 02 de Mayo del 2017 (IRZA). – Pese a que perdió la vida un joven, el alcalde Marco Antonio Leyva no ha informado sobre la investigación del accidente donde se registró ese hecho, en la avenida de Los Gobernadores.




El primer edil priista de Chilpancingo presuntamente incurre en una grave falta de omisión, ya que tiene más de ocho días de ese trágico accidente que ocurrió al oriente de esta ciudad capital.

Como se recordará, el lunes 24 de abril, a las 21:00 horas, Fernando “N”, que tenía 22 años de edad, circulaba a bordo de una motoneta junto con su esposa sobre la mencionada avenida, cuando se precipitó a un pozo en plena avenida.

Tras el brutal impacto, literalmente ambos salieron “disparados”.  Fernando “N” perdió la vida por heridas graves en el cráneo, al impactarse contra el asfalto de la avenida, y su ahora joven viuda únicamente resultó lesionada.

En primera instancia, la noche del mismo lunes 24 de abril pasado, se aseguró que ese hoyo –que no tenía ningún señalamiento de advertencia- era producto de una obra de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH).

Pero luego se aseguró que no era así. Que el hoyo sería responsabilidad de la empresa que construye una gasolinera, en cuyo frente se encuentra, precisamente.

Al día siguiente (martes 25 de abril), durante una conferencia de prensa, el alcalde priista informó que se iniciaba una investigación para el deslinde de responsabilidades y, además, se comprometió a hacer públicos los resultados.

La Novena de rezos por el joven Fernando “N”, ya termina, este miércoles.  Pero Marco Antonio Leyva se mantiene en silencio. No ha informado sobre el resultado de la investigación que anunció aquel martes 25 de abril.

Sigue pues, ante la opinión pública, la duda sobre quién es el responsable de abrir ese hoyo y dejarlo sin ningún señalamiento alguno de advertencia, para evitar accidentes, en una avenida que se ha caracterizado por estar a oscuras, por falta de alumbrado.

Sólo se sabe que Fernando “N” dejó a una joven viuda y a dos pequeñitas, una de 2 años y una bebé de 4 meses.

El hoyo sigue abierto, solamente rodeado de cintas amarillas como señalamiento, pero sin ningún otro tipo de trabajo que indique que será cerrado con prontitud para evitar otro accidente.




Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *