Alcalde de Chilpancingo, acusa a Sagarpa el desvió de 80 mdp destinados para el Ayuntamiento

/ 488

*Los desvió para el rastro de Acapulco, dice

Chilpancingo, Gro. 05 de Septiembre del 2017. – Durante su acostumbrada conferencia de prensa de martes en el Palacio Municipal, el alcalde Marco Antonio Leyva culpó al titular de la Sagarpa, José Eduardo Calzada Rovirosa, de quitar al Ayuntamiento 80 millones de pesos que estaban destinados al rastro de Chilpancingo.

Añadió que pese a eso y por motivos que realmente desconoce, el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación dejó al Ayuntamiento que encabeza sin los 80 millones de pesos y los destinó al rastro de Acapulco.

El pasado lunes, tablajeros de la nave tres del mercado Baltazar R. Leyva Mancilla de esta ciudad capital, reprocharon al alcalde el no haber podido sacrificar animales por el acumulamiento de basura y vísceras en el rastro.

Con lo anterior perjudicó directamente a los introductores de ganado y a los carniceros, porque al no existir condiciones sanitarias para el sacrificio de los animales se quedaron sin carne que vender.

Los tablajeros manifestaron airadamente al alcalde priista las pésimas condiciones del rastro y le exigieron trabajar de inmediato en su saneamiento, para que ellos puedan vender la carne y los consumidores no corran el riesgo de una infección.

Pero este martes, el alcalde MAL centró su defensa en el hecho de que –sostuvo- la SAGARPA desvió los 80 millones de pesos destinados al rastro de Chilpancingo para aplicarlos en el de Acapulco.

Además, señaló que al inicio de su administración invirtieron 600 mil pesos en el rastro para evitar problemas de contaminación, pero la verdad es que han quedado al descubierto sus pésimas condiciones sanitarias.

Cabe recordar que el pasado 22 de agosto, representantes del gobierno federal y de Estados Unidos visitaron el rastro y le hicieron una “minuciosa” inspección, concluyendo en que estaba en excelentes condiciones, a pesar de las muchas carencias que ahí existen.

Tonatiú Silva Hernández, representante del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad, y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), en su pasada visita argumentó que la inspección tenía como finalidad verificar el proceso del sacrificio de animales y si el personal que ahí labora tiene la capacidad para detectar si tienen tuberculosis bovina, para que se proceda a su pre certificación de calidad.

Alejandro Perera Ortiz, funcionario del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en la Embajada Americana en México, explicó el pasado 22 de agosto que su visita al rastro de Chilpancingo fue para conocer criterios de operación y si estas revisiones cumplen sus expectativas de certificación.

Dijo que México exporta un millón y medio de becerros anuales a Estados Unidos, situación que ha motivado a realizar inspecciones minuciosas del sacrificio de ganado y detección de tuberculosis bovina.