Trabajadores del Ayuntamiento denuncian hostigamiento y amenazas para que apoyen a planilla sindical

0
584

Por: Enrique Villagómez

Acapulco Gro; a 27 de octubre del 2019.- Trabajadores municipales que pertenecen a la sección XIX del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg), denunciaron al ex dirigente de esta sección Humberto Piza Pérez, así como a varios de sus seguidores, por hostigarlos y amenazarlos vía mensajes y llamadas telefónicas, para obligarlos a que voten por su planilla Rojo y Negro, en las elecciones para renovar esta delegación sindical el próximo 7 de noviembre.

Durante una multitudinaria rueda de prensa, los trabajadores acusaron de diversas irregularidades al hoy exdirigente con licencia Piza Pérez, como es el caso de vender las plazas de los trabajadores que fallecen, negociar los ascensos y malversar los recursos que se obtienen con el aporte de las cuotas sindicales de los agremiados.

Los inconformes que apoyan abiertamente la planilla verde y blanco que respalda José Cruz Sánchez Sánchez, exigieron que se ponga orden y se limpie de tanta corrupción que impera al interior de esta delegación sindical, por lo que pidieron a la alcaldesa Adela Román Ocampo que intervengan directamente y se puedan recuperar todas las plazas que malverso Piza Pérez durante su gestión al frente de esa delegación sindical.

Irma Isabel Vargas Pineda, una de las afectadas con las irregularidades que cometió el ahora exdirigente con licencia Humberto Piza Pérez, quien por cierto aspira a ocupar la cartera de secretario del trabajo y conflictos en la planilla Rojo y Negro que encabeza Mario Alonso Quevedo como secretario general, narró que la plaza de su difunto padre Leonor Vargas Leyva, le fue otorgada (vendida) a otra persona, cuando por estatuto le correspondía a uno de sus hijos.

Los inconformes acusaron además de que Piza Pérez junto con Agustín Félix Nava, son los presuntos responsables de pedir hasta 150 mil pesos a los trabajadores que desean obtener un trabajo de base en alguna área del ayuntamiento, lo cual dicen que ya no están dispuestos a que siga pasando.