Jálalo que es pargo!… Covid: Peligro latente

Ya no es algo que tengamos que poner en tela de duda. La pandemia es algo real, tanto que la gente se está enfermando y muriendo.

Anuncio

Por Jacko Badillo

La crisis de salud que estamos padeciendo no termina. Es una situación alarmante, que nos mantiene a la gran mayoría en la incertidumbre, temerosos, con el miedo de que en cualquier momento podemos ser contagiados por el terrible virus del COVID-19 que a diario nos muestra su letalidad.

Ya no es algo que tengamos que poner en tela de duda. La pandemia es algo real, tanto que la gente se está enfermando y muriendo. Es cierto, algunos de los contagiados se salvan, no podríamos decir en qué porcentaje, pero hay casos de gente que le ha librado, que solamente ha tenido síntomas leves.

Hay otros que lo han tenido, se han recuperado pero se vuelven a contagiar y se recuperan, pero les ha ido muy mal, tienen secuelas graves en sus pulmones, en las vías respiratorias. Les ha cambiado la vida.

Pero también hay muchos, muchísimos, que han muerto, que libraron la batalla pero al final perdieron, causando un profundo dolor a sus familiares, amigos y conocidos, al verlos bien apenas unos días antes y de repente recibir la terrible noticia de que han muerto víctimas del virus.

Y es que el Covid no perdona. Ya no es sólo la gente más vulnerable, la que tiene enfermedades crónicodegenerativas o la de mayor edad quienes pierden la vida. Vemos cómo deportistas, atletas, médicos, profesionistas, gente que se supone lleva un estilo de vida sano quienes se nos están yendo.

Esto no es un juego, la cosa es demasiado seria, por eso desde aquí reitero el llamado a que nos cuidemos, a que no relajemos las medidas sanitarias, por nosotros, por nuestros seres queridos. El peligro sigue latente y no se sabe en qué tiempo se vaya a terminar o si se va a terminar, por mucho que las autoridades nos digan que hay condiciones para regresar a semáforo amarillo.

No nos confiemos, sigámonos cuidando. Sigamos luchando por un Acapulco, un Guerrero, un México y un mundo mejor.

Mientras tanto… ¡Jálalo que es pargo!