Jálalo que es pargo!… Aprender la lección

Ha llegado la hora de los consensos, de los acuerdos y de los entendimientos que impulse un gran proyecto para mejorar a nuestro querido Acapulco.

Por Jacko Badillo

Hace algunos días me reuní con la diputada federal Abelina López Rodríguez, en quien reconozco dentro del género femenino a una de las principales prospectas a obtener la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Acapulco.

Fue un encuentro muy cordial, ameno pero respetuoso, en donde de manera seria y responsable acordamos ponderar ante todo la unidad dentro del partido, seguir apoyando a los más desfavorecidos y estar muy atentos a la definición del género de la candidatura; es decir, si va mujer o si toca varón, no obstante la definición, seguir trabajando en este gran proyecto que tenemos para sacar adelante a nuestro querido municipio.

La experiencia que nos está dejando el proceso de selección que resultó con la designación del coordinador estatal de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación, antesala del nombramiento de candidato oficial a la gubernatura en Guerrero, nos debe enseñar que no es conveniente la llegada al registro de una avalancha de aspirantes, si bien a nadie se le puede negar el derecho de participar, todos en el fondo sabemos quién sí y quién no tiene verdaderas posibilidades, no solo de ganar la encuesta al interior de Morena, sino de ganar la elección constitucional del muy próximo domingo 6 de Junio del 2021.

Ante ello, junto con otros compañeros hemos venido madurando la idea de, antes de que se llegue la fecha de los registros, sostener un encuentro previo con todos o la mayoría de quienes aspiramos servir a Acapulco, y anteponiendo intereses personales, fobias, filias, y dejando de lado mezquindades o caprichos, tratar de llegar a consensos para sólo inscribirse quienes realmente demuestren que están en condiciones de ser competitivos.

Esto que pudiera parecer descabellado realmente encierra mucho en el fondo. Antes que nada, sería un buen mensaje de madurez política de quienes decidamos participar en este ejercicio previo, pero también de unidad y, en consecuencia, de fortaleza. De las experiencias se aprende y está visto que, en el caso de los aspirantes a la gubernatura, no fue buena idea el que se registraran hasta 18, cuando en realidad eran 4 o máximo 5 quienes estaban mejor posicionados, con arraigo, conocimiento y trabajo previo.  

El resultado es que, hasta la fecha, es tema de controversia al interior de Morena en Guerrero.

Ha llegado la hora de los consensos, de los acuerdos y de los entendimientos, con la mira puesta en que se trata de coincidir en un gran proyecto para mejorar a nuestro querido Acapulco. Tengo fe en que lo vamos a lograr.

Mientras tanto… ¡Jálalo que es pargo!