El Derrumbe de Adela

Este fin de semana mientras la maestra Román Ocampo vacacionaba tranquilamente en Mazatlán Sinaloa, otros colaboradores muy cercanos a su gobierno como Eloy Cisneros Guillén, Rodrigo Ramírez Justo, René Vargas Pineda, también marcaron distancia.

0
1613

Enrique Villagómez/Staff Digital Guerrero

Uno de los principales errores que cometen la mayoría de los políticos es cuando comienzan a creerse sus propias mentiras, como el caso de la alcaldesa Adela Román Ocampo.

Para nadie fue un secreto que gano sin merecerlo y que tampoco le importó prepararse para desempeñar su encomienda, y por eso Acapulco hoy se encuentra sumergido en el caos que derivó esa incapacidad.

Instalada en su olimpo de cristal donde no ve ni escucha a nadie, presidenta municipal sigue creyendo que lleva todas las de ganar, y por eso en forma desafiante se atreve a señalar que, “si no es candidata a gobernadora, buscará reelegirse en su cargo”.

Sin embargo, con un cabildo enfrentado, sin obra publica relevante, vialidades destrozadas y una tremenda anarquía en la prestación de servicios públicos como el suministro de agua potable, a la flamante “Maestra” se le cae a pedazos el sueño de seguir escalando posiciones políticas.

Por eso no es de extrañarse que reconocidos liderazgos de Morena y muchos de sus colaboradores más cercanos en la administración, dejen en claro que su proyecto no tiene futuro alguno, y que prefieren marcar distancia para no ser arrastrados al precipicio de la incompetencia hacia donde se dirige este gobierno municipal.

Primero fue Sheila Pichardo Esparza, ex coordinadora del cabildo infantil y después Miguel Navarrete Cisneros, ex director de Imagen Urbana, los primeros funcionarios municipales que decidieron separarse de sus funciones para incorporarse al proyecto que encabeza el joven político Yoshio Ávila.

Pero por si fuera poco, este fin de semana mientras la maestra Román Ocampo vacacionaba tranquilamente en Mazatlán Sinaloa, otros colaboradores muy cercanos a su gobierno como Eloy Cisneros Guillén, Rodrigo Ramírez Justo, René Vargas Pineda, Edilberto Arizmendi, Jenny Sánchez y el regidor Manuel Cortés Avilés, también se pronunciaron por respaldar a Yoshio Ávila, luego de sostener un interesante y productivo encuentro de trabajo con el senador de la republica Radamés Salazar, quien es hermano del Subsecretario de Gobierno Rabindranath Salazar.

Pero el desmoronamiento de las aspiraciones políticas de la Maestra Adela Román, no terminan ahí, sino que vislumbran una caída para no levantarse jamás, ya que, durante los próximos días, más de sus colaboradores de primera línea, así como varios regidores manifestaran su distanciamiento con su administración y se pronunciaran públicamente en respaldo a Yoshio Ávila.

Por si fuera poco, el reciente fallecimiento de César Núñez Ramos, quien fuera asesor y principal impulsor de la Maestra, abrió otro “enorme boquete” a sus aspiraciones personales, por lo que muchos dudan que incluso pueda llegar a buen puerto su atropellada y controvertida administración.