Con la eliminación de los fideicomisos se realizará un mejor uso de recursos públicos: Yair García.

Con esta historica medida, el gobierno federal sienta las bases de la transparencia en el país.

Acapulco Gro; a 09 de octubre del 2020.- Con la eliminación de los 109 fideicomisos aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados, se sientan las bases de la transparencia en el uso de los recursos públicos por parte del gobierno federal indicó Yair García Ciudadano de Tiempo Completo.

 

“Con tal decisión, la rectoría del Estado se recupera y se impone el artículo 134 de la Constitución con la reorientación del gasto público con la transparencia de los recursos públicos eliminando los fideicomisos que sólo servían para enriquecer de manera descarada a grupos de interés y utilizados como caja chica”.

Con la eliminación de los 109 fideicomisos, el gobierno federal busca el uso correcto de 68 millones de pesos, que tendrán un destino directo y seguro en beneficio de la gente.

Expuso las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que evidenciaron casos de corrupción como la estafa maestra y la corrupción en Petróleos Mexicanos (PEMEX), donde se contrataban a empresas fantasmas para desviar fondos.

“Mucho dinero fue desviado por las mafias de cuello blanco desde el gobierno, aprovechando que no había mecanismos de vigilancia y transparencia claros y precisos, así el recurso era desviado con facilidad sin dejar rastro alguno, llevado hasta el extranjero en muchas ocasiones, sin dar mayor explicación, amparándose bajo el derecho de la privacidad de datos”.

Calificó de falaz el argumento que utilizan los grupos de la política de derecha que cuestionan la acción del gobierno federal, para desdeñar la transformación que está ocurriendo en México. P

“Es de esperarse de los políticos tradicionales que desean mantener las cosas iguales porque resultan beneficiados por la corrupción. Ellos, le apuestan a los vacíos legales para continuar enriqueciéndose con el dinero de la ciudadanía”.

Finalmente, invitó a la oposición a asumir conductas responsables y actuar con inteligencia para convertirse en una opción real para las y los mexicanos, es decir, que propongan un plan de recuperación económica sin endeudar al país.