Casas Homex, Opción Paquimé y Casas Ara nunca debieron tener licencias para construcción, denuncia el Síndico Javier Solorio.

0
446

Enrique Villagómez/Staff Digital Guerrero

Acapulco Gro; a 02 de septiembre del 2020.- El sindico administrativo del Ayuntamiento de Acapulco Javier Solorio Almazán, lamentó que empresas como Casas Homex, Opción Paquimé y Casas Ara, hayan obtenido licencias para construir sus desarrollos a través de “acuerdos en lo obscurito”, porque ninguna de ellas cumplió con la donación de áreas para que la comuna instalará servicios, tal y como lo marca la ley.

Durante su acostumbrada conferencia de prensa virtual que ofrece cada semana, el funcionario reiteró que “con acuerdos inconfesables” se les hayan dado sus licencias de construcción, pero que resulta más preocupante que quienes les dieron esas licencias ahora forman parte de la actual administración municipal, aunque omitió decir nombres, apellidos o cargos en los que se desempeñan esos presuntos malos servidores públicos.

“Esto es muy grave porque estamos ante una muy grave crisis ecológica porque no estamos respetando los derechos de la naturaleza”, dijo.

Asimismo, insistió en la necesidad de que se presenten proyectos realistas al gobierno federal, sobre la problemática que enfrenta Capama, ya que Acapulco requiere de por lo menos 20 nuevas plantas tratadoras de aguas residuales y al menos otras dos plantas potabilizadoras de agua potable, ya que de las 20 tratadoras que actualmente existe solo trabajan medianamente 16 y las otras 4 no funcionan.

También critico que el consejo de administración de la paramunicipal (Capama), nada ha hecho para resolver la problemática que existe con la falta de medidores de agua en los domicilios, pues dijo que de las poco más de 200 mil viviendas registradas con el servicio, solo un 20 porciento de ellas tiene el medidor.

Finalmente, insistió en la necesidad de que la administración municipal reestructure la deuda que mantiene con los bancos, ya que, a pesar de que denunció esta lamentable situación desde hace varios meses atrás, “tal parece que a nadie le importa o le interesa”, y se siguen pagando millonarias cantidades por concepto de intereses a las instituciones crediticias.