Detienen a siete normalistas de Ayotzinapa, pero luego los liberan en la Coddehum

/ 304

normalistas_detenidos_chilpancingo

*Destrozan comandancia en Tixtla

Chilpancingo, Gro. 25 de Septiembre del 2016 (IRZA). – Siete normalistas fueron detenidos (luego liberados), tras lanzar bombas molotov sincronizadas contra las instalaciones de Palacio de Gobierno y del Auditorio “Sentimientos de la Nación”, al concluir la marcha y mitin que realizaron este domingo, padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala hace dos años.

Ese fue el saldo que dejó esta manifestación que inició antes del mediodía en el Mercado Central de esta ciudad capital, se dirigió por las calles del centro y en el monumento a Las Banderas develaron un “anti monumento”, que se trata de una placa con el hashtag #43, que fue una obra obsequio de los maestros movilizados contra la reforma educativa.

El contingente avanzó hasta Palacio de Gobierno y llegó antes de las 3 de la tarde. Ahí realizaron un mitin donde los padres de familia de los 43 normalistas desaparecidos reiteraron que no van a cesar en su lucha por encontrar a sus hijos.

Exactamente a las 4 de la tarde concluyó el mitin y los contingentes de normalistas, maestros y organizaciones sociales se retiraron de ese lugar, pero ya una parte de estudiantes se estaba preparando para iniciar una acción contra la treintena de policías antimotines que resguardaba el Palacio y el auditorio.

En cuanto la decena de autobuses en los que se trasladaron a esta ciudad se retiró de esa zona por el encauzamiento del Huacapa, un grupo de normalistas empezó a lanzar piedras y bombas molotov, primero hacia Palacio y luego hacia el auditorio.

Del costado derecho de Palacio salieron policías antimotines y lanzaron gases lacrimógenos con los que lograron replegarlos y hacerlos huir. Se retiraron en la camioneta de la avanzada, mientras salían más policías del inmueble público y camionetas de los Grupos Especiales, e iniciaron una persecución de los normalistas.

Unos 300 policías salieron de Palacio y corrieron por el encauzamiento, donde inclusive varios de ellos dijeron: “dicen que son 43, les van a faltar otros 43, cabrones”, mientras perseguían a los normalistas.

En el crucero del Instituto Tecnológico formaron una valla hacia la zona que lleva a Casa Guerrero, y ahí se encontraba con equipamiento antimotín el secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes, quien pidió a sus elementos replegarse de nueva cuenta a Palacio.

Almazán Cervantes dio declaraciones y dijo que se trató de “una agresión injustificada de esos muchachos que están mal orientados; sabemos que el grupo de los padres de los desaparecidos, de manera respetuosa y civilizada, hicieron su marcha; sin embargo, al último hay una agresión injustificada de grupos de infiltrados. Compartimos su dolor, nos solidarizamos con los familiares; no hay ningún daño, pudo haber resultado dañado algunos de los elementos y estamos regresando a las tropas a su lugar”.

Mientras Almazán Cervantes ordenaba a los policías regresar a Palacio, otro grupo de la Policía de Fuerzas Especiales iba en persecución de la avanzada de los manifestantes y, en la avenida Gobernadores, arriba de Casa Guerrero, en el punto conocido como La Curva, dieron alcance a una camioneta Nissan tipo Estaquitas; se le pegaron a un costado de la parte trasera para hacer perder el control al conductor, lo que provocó que se estrellara de frente contra una camioneta marca Chevrolet con placas de Guerrero HCE-10-59.

Ahí los policías estatales detuvieron a siete normalistas y se llevaron la camioneta de la avanzada, en tanto que el conductor de la Chevrolet decidió retirarse, atemorizado por los hechos que estaban sucediendo.

Los siete normalistas fueron llevados en una primera instancia a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, donde ya se habían colocado barricadas en espera de una reacción de los manifestantes.

Ante ese eventual hecho y por órdenes superiores, los siente detenidos fueron llevados a la oficina de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum), donde los estaba esperando el abogado de los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, Vidulfo Rosales Sierra.

Ahí entregaron a los normalistas Daniel Díaz García, de 19 años de edad y originario de Morelos; José Ángel García Pareja, de 22 años, de Huamuxtitlán; Ignacio de la Cruz Martínez, de 24 años, de Morelos; Ricardo Felipe Zamacona, de 23 años, de Tecpan; Fernando Zamudio Naca, de 18 años, de Tixtla; Rodrigo López, de 21 años, de Chiapas, e Irving Sangos Quingo, de 25 años, de Cuautepec.

A los siete normalistas los certificaron médicamente, mientras los policías que los detuvieron se retiraron ante el informe de que grupos de normalistas se dirigían hacia esta capital para rescatar a sus compañeros.

De la Cruz Martínez (uno de los que fue detenido), aseguró en la Coddehum que los policías estatales los chocaron y ocasionaron que uno de sus compañeros se cayera de la camioneta, y que fue cuando se detuvieron, por lo que fueron detenidos.

“Nos entregamos, pero nos golpearon con las macanas, a patadas, nos dijeron que éramos unos vándalos y que nos iba a cargar la ver…”, acusó.

Destrozan comandancia en Tixtla

Luego de que los normalistas se dieron cuenta de que siete de sus compañeros habían sido detenidos, acudieron a la comandancia de la Policía Municipal en Tixtla y realizaron destrozos a las instalaciones, de donde se llevaron dos patrullas de esta corporación y una de Tránsito.

(www.agenciairza.com)

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *