Comunitarios y autodefensas cubren a los narcotraficantes: mando militar

/ 410

Chilpancingo, Gro. 10 de Agosto del 2017. – El comandante de la 35 Zona Militar, José Francisco Terán Valle, reconoció que el narcotráfico es un problema “muy grande” de resolver porque la amapola se siembra entre los cultivos de maíz, frijol y calabaza, “todo revuelto”.

Pero dijo que durante el primer semestre de este 2017, las fuerzas castrenses han destruido al menos 42 mil plantíos de enervantes, que equivalen a 38 mil hectáreas, sobre todo en poblaciones de la Sierra y de Montaña.

Reveló que, en esas acciones de destrucción, los efectivos militares han encontrado a miembros de grupos delictivos como policías ciudadanos o de autodefensa, concentrados en labores de vigilancia y cuidado de la cosecha.

Precisó que la actuación militar para el combate al narcotráfico se ha concentrado en las poblaciones de Filo de Caballos, y de los municipios de Heliodoro Castillo y Leonardo Bravo con 25 mil plantíos destruidos, en la Sierra.

Mientras que en la región Montaña se han centrado en las comunidades de los municipios de Zapotitlán Tablas, Acatepec, al sur de Tlapa y Metlatónoc, con la destrucción de 15 mil plantaciones ilegales.

Sobre la actuación de presuntos policías comunitarios o de autodefensa en el cuidado de esos cultivos, Terán Valle explicó que los grupos delincuenciales dedicados a la siembra y trasiego de enervantes se han “montado” en esos grupos.

Agregó que, ante la cercanía del periodo de cosecha, los grupos delictivos se “montan” en grupos de ciudadanos o de autodefensas, quienes impiden el acceso a las fuerzas castrenses bloqueando los tramos carreteros.

“Los delincuentes se montan en la lucha social. Hay grupos que sí están montados con delincuentes arriba de ellos, pero (que también) hay comisarios y policías comunales que se preocupan por la seguridad de sus pueblos”, afirmó.

Esa maniobra de los grupos delictivos dijo, frena la actuación de las fuerzas militares que se dedican al combate al narcotráfico, que, sin embargo, siguen realizando labores de destrucción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *