Reclama Marco Leyva falta de apoyo del congreso para resolver el problema de la basura

/ 325

Chilpancingo, Gro. 03 de Febrero del 2017. – El gobierno del alcalde Marco Antonio Leyva rentará un predio especial para que los de “la basura jefa” depositen los desechos, pese a que no están reglamentados por el Ayuntamiento y tampoco pagan impuestos.




El propio alcalde admitió que 160 unidades operan pese a este “vacío legal”, y aseguró que estas unidades están en “proceso” de “regularizarse”. El predio -dijo- es propiedad de un trabajador de “la basura jefa” y se ubica a las afueras de la ciudad.

Sin embargo, el alcalde no precisó el costo de la renta. Pero, además, sigue pendiente que las autoridades ambientales autoricen su operación con base a estudios de impacto ambiental.

Estas unidades depositarán la basura de manera temporal en el citado predio para que los “pepenadores” realicen su separación, como lo hacían en el basurero municipal, en el ánimo de no dejarlos sin empleo.

Desde ese punto los camiones del Ayuntamiento trasladarán la basura restante a la celda provisional del relleno sanitario del municipio de Eduardo Neri (Zumpango), dijo.

Este viernes en conferencia de prensa, Marco Antonio Leyva Mena explicó que desde este día los camiones del Ayuntamiento entrarán directo a la citada celda, misma que -aseguró- está en mantenimiento desde el jueves.

Informó que el tratamiento de esa celda durará entre 6 y 8 meses, como parte del convenio que firmó el gobernador Héctor Astudillo Flores con los alcaldes de Eduardo Neri y Chilpancingo.

Paralelamente, añadió, ambas administraciones municipales trabajarán en la consolidación del proyecto para la construcción de un relleno sanitario intermunicipal en el vecino municipio.

Los trabajos de saneamiento tendrán un costo de 12 millones de pesos. Seis los aportará el gobierno estatal y los otros seis el de Chilpancingo, mientras que en Zumpango se aportará el predio.

Admitió también que es su responsabilidad solucionar este problema y que el gobernador actúa como “coadyuvante”. Esto, luego de que el Ejecutivo aseguró -entre líneas- que él no gobierna a Chilpancingo.

No habrá sanciones por tiradero de Las Antenas

Leyva Mena rechazó sanciones a su gobierno, pese a que determinó tirar alrededor de 900 toneladas de basura en un predio propiedad de su padre, ubicado en la cúspide del cerro conocido como Las Antenas.

Ante la declaratoria de emergencia que emitió la Secretaría de Salud, su gobierno actuó con urgencia para retirar la basura para evitar un daño mayor, y que por eso “no habrá sanciones para el Ayuntamiento”.

Matizó que ese predio operó únicamente dos días, además de que su administración -presumió- tomó las previsiones necesarias para “no contaminar el medio ambiente, y que el suelo será rehabilitado.

Todas estas acciones, dijo, estuvieron coordinadas con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) “para no tener problemas”, y a los vecinos que este viernes protestaron en contra de ese depósito, les pidió calma.

Multas y cárcel a quienes tiren basura en la calle

De acuerdo con el alcalde, el Ayuntamiento aplicará a partir de esta semana sanciones económicas y detenciones a las personas que sean sorprendidas arrojando basura en la vía pública.

Indicó que estas acciones serán consideradas como “faltas administrativas” de acuerdo con el Bando de Policía y Buen Gobierno.

Las sanciones serán de mil a 3 mil pesos y prisión, hasta que cumpla con su pago. Informó que en breve informarán sobre las rutas y horarios de los camiones recolectores para que la población tire su basura.

Aquí, Leyva Mena se quejó de que “muchos han utilizado” el problema de la basura “para partidizar y politizar un asunto importante y fundamental para la ciudad”.

Congreso perdió su oportunidad

También fustigó a los diputados. Dijo que el Congreso “perdió su oportunidad de definir el conflicto” que generó el alcalde de Tixtla, el perredista Hossein Nabor Guillén, al oponerse al uso de la celda emergente de Matlalapa.

Aseguró que desde abril del 2016 se habría resuelto este problema sanitario, pero no se logró porque Nabor Guillén “partidizó el tema” para su “beneficio personal y político”.

Porque -indicó- “pensó que el abanderar ese tema le iba a generar el levantamiento de su imagen y nos cerró la posibilidad de Matlalapa”. Y reprobó la falta de determinación del Congreso local para intervenir en ese conflicto que a nadie benefició.

Recordó que él acudió al Congreso a reunirse con la comisión legislativa del Medio Ambiente, sin obtener resultados positivos a los planteamientos de solución que formuló a los legisladores.

También negó la presunta “falta de comunicación” con los cinco diputados locales del PRI por Chilpancingo, a quienes dijo que “tienen todo mi respeto” y que no se va a contradecir con ellos. “Puede haber diferencias de estilo, pero en lo esencial estamos de acuerdo”, afirmó.




Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *