Suman más de 200 muertos por terremoto en México

/ 304

Ciudad de México. 20 de Septiembre del 2017. – Un potente terremoto en la zona central de México dejó al menos 225 muertos el martes tras reducir a escombros decenas de edificios, en donde los rescatistas buscaban frenéticamente sobrevivientes en el aniversario del mortífero sismo de 1985.

El jefe de la Protección Civil, Luis Felipe Puente, dijo que la Ciudad de México registraba el mayor número de víctimas, con 94 muertes, mientras que en Morelos se reportaban 71 fallecidos.

En el estado de Puebla, donde se produjo el epicentro, se registran al menos 43 muertos, en el Estado de México sumaban 12 muertos, tres más en Guerrero y una en Oaxaca.

El movimiento telúrico de magnitud 7.1, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés), tuvo su epicentro entre los estados Morelos y Puebla y ocurrió solo días después de otro que cobró 98 vidas en el sur del país.

Cientos de socorristas y voluntarios removían enormes escombros con sus propias manos desde minutos después del terremoto. En la noche celebraron el rescate con vida de varias personas que estuvieron atrapadas por horas en una colonia de Ciudad de México, según imágenes de TV.

“¡Sí se puede!”, coreaban en medio de la euforia, pero no dejaban de hurgar entre las ruinas mientras se protegían con tapabocas y transportaban restos más pequeños con cubetas. Algunos pedían silencio para poder escuchar los llamados de los sobrevivientes.

En el colegio Enrique Rébsamen, en el sur de la capital, varios niños pudieron ser rescatados, pero también fueron hallados 37 cadáveres, 32 de los cuales son menores de edad.

Y aún había  más de 30 personas desaparecidos. Los padres de los niños esperaban afuera mientras cientos de militares y policías custodiaban el área y apoyaban en la búsqueda.

Miles de personas pasaron la noche en las calles ante el temor a las réplicas y al colapso de sus dañadas viviendas. Las autoridades alertaron sobre posibles robos a personas y hogares, sobre todo en las zonas donde no hay servicio eléctrico.

Muchos aguardaban en las afueras de las edificaciones derrumbadas noticias sobre amigos o familiares.

“Se cayó el edificio, el 286, hay muchas personas atrapadas. No nos dicen nada (…) Mi esposa está allí, no me he podido comunicar con ella, no me contesta (…) ella estaba en su cuarto”, dijo entre lágrimas Juan Jesús García, de 33 años, junto al edificio de seis pisos que colapsó.

Autoridades locales dijeron que varias personas fallecieron en una iglesia en Atzizihuacan, un pueblo ubicado en las faldas del volcán Popocatépetl en Puebla, que durante el sismo registró una explosión.

Mientras tanto, comenzaban a llegar equipos de rescate de otros estados hacia las zonas de desastre y muchos voluntarios se sumaban a las labores de ayuda.

Decenas de estructuras, entre edificios de departamentos y oficinas, iglesias y colegios, colapsaron o resultaron seriamente dañados, al igual que algunos tramos carreteros.

La tierra vuelve a temblar

Algunos voluntarios llevaban botellones con agua en carros de supermercado para apagar la sed de quienes estaban en labores de rescate.

Unos 4.6 millones de personas quedaron sin electricidad en los estados afectados, dijo la estatal Comisión Federal de Electricidad, aunque por la noche el suministro había sido restituido parcialmente.

Las clases fueron suspendidas en al menos ocho estados mientras se revisan la integridad de las escuelas.

Las autoridades establecieron albergues para aquellos que perdieron su hogar o no podrán volver a su casa a dormir.

Puente pidió a la población no volver a sus inmuebles hasta que sean revisados. El aeropuerto de Ciudad de México retomó sus operaciones tras una breve suspensión.

El terremoto ocurrió horas después de que México hiciera el martes un gran simulacro nacional de sismos para recordar el movimiento telúrico ocurrido en 1985 que dejó miles de muertos.

Varios mandatarios han expresado sus condolencias y solidaridad con México para brindar ayuda.

*Información tomada de El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *