Narcos presos en el Altiplano promueven amparos por sus derechos

/ 204

la_tuta_detenido

Ciudad de México. 17 de Noviembre del 2016. – Narcotraficantes como Héctor El Güero Palma; Miguel Treviño Morales, El Z-40, y Servando Gómez Martínez, La Tuta, presentaron demandas de amparo para que se les restituyan sus derechos en el penal de máxima seguridad de Almoloya de Juárez, donde se encuentran recluidos.

Luego de las medidas que se implementaron para restringir la cantidad de visitas que reciben los internos y regular el acceso de sus abogados, los narcos señalados promovieron juicios de garantías junto con Mario Cárdenas Guillén; Héctor Beltrán Leyva, El H; Édgar Coronel Aispuro, y Orso Iván Gastélum, El Cholo Iván, entre otros.

El Z-40 fue uno de los primeros en inconformarse con los cambios administrativos en el Centro Federal de Readaptación Social número 1 Altiplano, de acuerdo con una nota difundida por el portal del semanario Zeta.

En su escrito, Treviño Morales se quejó de “las órdenes y/o escritas para que se restrinja la visita íntima con mi concubina”, presuntamente giradas por el Comité Técnico del establecimiento carcelario.

Según la información, el exlíder de Los Zetas señaló en el capítulo de antecedentes de su demanda: “Personal de seguridad del Centro Federal donde me encuentro interno me informó que mi visita íntima ya no sería cada 15 días; al preguntar la razón de lo anterior, sólo me manifestaron que ‘eran las órdenes que tenían’”.

Treviño Morales amplió los actos reclamados en lo que se refiere a la negativa de las autoridades de permitir el acceso a sus defensores. Esta moción fue secundada en otro juicio de amparo por María Cruz Santana en representación de Héctor Manuel Beltrán Leyva, quien señala que sufre de incomunicación, segregación y tortura psicológica.

Norma Maya hizo lo propio en nombre del exlíder de la organización criminal Los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, por los mismos actos reclamados y el cambio de temporalidad de su visita familiar e íntima.

El exlíder del Cártel de Sinaloa, Jesús Héctor El Güero Palma Salazar, calificó como “actos de tortura e incomunicación” el hecho de que las autoridades penitenciarias no le permitan entrevistarse con sus defensores, mientras que Mario Cárdenas Guillén, del Cártel del Golfo, asegura que además de que le fueron canceladas las visitas periódicas de sus abogados, fue segregado en una celda de castigo donde permanece 24 horas diarias.

Por su parte, El Cholo Iván y Édgar Coronel Aispuro –preso por coordinar la fuga de esa misma prisión de su cuñado Joaquín El Chapo Guzmán– agregaron a sus reclamos: “La restricción de hacer uso del área de comedor, discriminación, trato desigual, restricción de realizar actividades deportivas, segregación, tortura psicológica y malos tratos”.

El líder del Cártel Guerreros Unidos, Gildardo López Astudillo, El Gil, detenido por la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, y el sicario Esteban Ortiz Coronel, sumaron otros actos, como la prohibición de que asistan a actividades o servicios de ludoterapia, dibujo, literatura, biblioteca y educación física. Además denunciaron el despojo de sus televisores, eliminador de corriente y audífonos.

La demanda presentada por Rosario Guadalupe Almada en representación de Jesús Alfredo Salazar Ramírez El Pelos, exintegrante del Cártel de Sinaloa en el estado de Sonora, refiere que, en su caso, es obligado “a comer alimentos fuera del comedor y en los límites de esa estancia en condiciones insalubres”.

Otros reos que promovieron amparos en el penal del Altiplano derivados de estas presuntas violaciones a sus derechos por parte de directivos del establecimiento y del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS) son Marcelino Ticante Castro, Alejandro Yocupicio Castro, Jorge Alejandro Bañales Picazo y Andrés Martínez Alcázar.

Los jueces que conocieron de los diversos juicios de amparo otorgaron la “suspensión de plano” a los quejosos para que cesen de inmediato los actos reclamados, sobre todo aquellos que tengan como propósito incomunicarlos de su familia y sus defensores sin que existan motivos para ello.

Según la nota de Zeta, los tribunales federales en el Estado de México prevén un número mayor de demandas de amparo en las próximas horas, sobre todo de los reclusos del “Altiplano” que se encuentran en el Centro de Observación y Clasificación (COC) y “Tratamientos Especiales”.

*Información tomada de Proceso

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *