“Hasta siempre, Juan Gabriel”

/ 113

homenaje_juan_gabriel_bellas_artes

Ciudad de México. 07 de Septiembre del 2016. – El secretario federal de cultura, Rafael Tovar y de Teresa, se encargó de dar el último mensaje de despedida a Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes, con un agradecimiento a las 700 mil personas que se dieron cita a este recinto y al presidente de México, Enrique Peña Nieto, por ofrecer esta ceremonia para el ídolo del pueblo.

“Estos días, México entero se ha volcado para honrar a uno de sus grandes exponentes de la música popular. El Palacio de Bellas Artes ha vivido, junto a la gente, días históricos, horas marcadas por la convivencia y la unidad ante la imagen de un creador cultural que hermanó a los mexicanos”, dijo el titular cultural, alrededor de las 19:45 horas del martes 6 de septiembre.

El funcionario reconoció la herencia que dejó Juanga en el máximo foro nacional de las Bellas Artes:

“Juan Gabriel ocupa un lugar especial en el corazón, la historia y la cultura de México. Así lo hizo en vida, cuando ofreció aquí, en distintos momentos, conciertos que son parte de la memoria cultural de este recinto”.

Y concluyó su discurso, resaltando:

“Aquí, en el Palacio de Bellas Artes, Juan Gabriel vivió uno de los capítulos más importantes de su vida artística. Aquí, en este recinto, casa de la cultura de México, le decimos adiós, le decimos gracias”.

En tanto, entraban las últimas personas a eso de las 21:00 horas a paso firme, algunos en llanto abierto y otros más cantando sus melodías en medio de un ambiente agridulce, de fiesta y tristeza.

Se levantaba la última guardia a las 21:30 horas junto a los restos de El Divo de Juárez, comandada por el mismo Rafael Tovar y de Teresa; María Cristina García Cepeda, titular del INBA; el cuñado de Juan Gabriel, Jesús Salas; y el hijo del cantautor, Iván Aguilera, quien iba acompañado de su esposa.

A las afueras del Palacio de Bellas Artes, el Mariachi Nuestra Tierra entonaba “Déjame vivir”, animado tema con el que a las 21:35 Iván Aguilera abrazó la urna con las cenizas de su progenitor para marcharse del homenaje hacia el fondo de vestíbulo…

Finalmente, la fiesta en las calles concluía, y se escuchaba “Amor Eterno” cuando la carroza fúnebre y las sollozantes multitudes se volcaron sobre Eje Central para dar el último adiós, mientras el vehículo se enfiló a toda velocidad rumbo a la Avenida 5 de Mayo, para conducir al inolvidable Alberto Aguilera Valadez a su última morada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Grupos de fans lanzaron flores y levantaron pancartas que rezaban: “Hasta siempre, Juan Gabriel”, “Amor eterno” y “Nunca te olvidaremos”.

*Información tomada de Proceso

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *