Entre gitanos… Por: Federico Nogueda

/ 328

columnas_digital_guerrero_federico_nogueda

De la CRAC nace la UPOEG, de la UPOEG sale la FUSDEG; a ese ritmo las autodefensas corren el riesgo de ser un obstáculo a la paz social, siendo que ese fue el fin por el que surgieron, pero su división y el no ajustarse a la Ley 701 los llevará a su desarme, como extinción.

Los pasados hechos en el Valle de Ocotito y Tierra Colorada donde emboscaron a los integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), exhibieron a ambas organizaciones que se han alejado a la obediencia a la Ley 701, reglamento rector de sus funciones.

Uno de los mandatos de la Ley 701 es que estas autodefensas deben de estar en zonas indígenas y no salirse de su jurisdicción, pero lamentablemente hacen todo lo contrario, sean establecidos en zonas que no son indígenas, ni mucho menos están dentro de su territorio.

El Valle del Ocotito y Tierra Colorada son zonas campesinas, no así indígena pero ahí hay presencia de las autodefensas, quizás por los índices de violencia que se registra y han solicitado su ayuda.

En los lugares de origen de estas organizaciones que es prácticamente en la Región de la, Costa Chica, no se puede negar que el índice de violencia es de los más bajos en comparación con otras regiones del estado, pero bajo el pretexto de ser solicitada su presencia en otros municipios campesinos por el crecimiento de la violencia, están desorientando su fin.

No obstante, cabe mencionar que la invasión a otros municipios no tendría tanto problema si no se diera esa competencia en la pelea de obtener el mismo territorio que tiene el otro, según sea el caso, pero estas peleas lamentablemente acaban a balazos como la que sucedió en Tierra Colorada.

En ese mismo sentido, al alejarse de sus fines por los que nacieron entran otros intereses que los exhiben, desorientan y crean en la ciudadanía un rechazo por los conflictos que están armando, siendo que surgieron para atraer la paz, no la violencia entre ellos.

Ambos se acusan de ser víctima del otro, en el caso del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), acusa a la UPOEG de estar metido en otros asuntos con la violencia, aunque su dirigente Bruno Placido lo ha desmentido.

Pero a la FUSDEG también la han acusado en el caso del presidente de Tierra Colorada, Leonel Leyva Muñoz en sus declaraciones que es objeto de parte del regidor de Morena Inocencio Alvarado Ramírez, este es consejero del FUSDEG, miembro de la FUSDEG de pedirle le entregue a esa organización el 50 por ciento del presupuesto mensual que recibe el ayuntamiento para seguridad, que es de un millón 41 mil pesos, un apoyo mensual con tal de dejarlo trabajar.

Así que finalmente podemos concluir en señalar que las autodefensas, obedecen a la Ley 701 para seguir en la defensa de los pueblos originarios o tendrán un camino del desarme y por lógica la desaparición, donde echarían todo lo logrado a un basurero.

[email protected]

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *